Síntomas del asma

El asma o asma bronquial es un trastorno que hace que las  vías respiratorias se inflamen y se estrechen, haciendo que el paciente presente dificultad para respirar, sibilancias, opresión en el pecho y tos. El asma es causada por la inflamación de las vías respiratorias y cuando se produce el ataque asmático los músculos que de las vías respiratorias se tensionan y se inflaman, reduciendo la cantidad de aire que pasa. El asma puede aparecer en cualquier momento de la vida de las personas y en muchos de los casos es una reacción alérgica a algún elemento del ambiente que es conocido como alérgeno.

Qué causa el asma

Los causas o factores que pueden predisponer al paciente a padecer o agravar un episodio de asma son:

  • - La herencia: familiares asmáticos
  • - El humo de cigarrillos, vehículos, chimeneas y otros elementos que produzcan combustión
  • - Los olores intensos como la pintura, disolventes o pegantes
  • - El pelaje o la caspa de los animales domésticos o muñecos de peluche
  • - Exposición a  determinadas sustancias 
  • - El moho
  • - Cambios bruscos de temperatura, especialmente el frió

asma

Sintomas más frecuentes

Los síntomas más comunes del asma incluyen: Tos, tiraje de la piel entre las costillas al respirar, dificultad para respirar, sibilancias,  labios y rostro de color azulado, disminución del nivel de lucidez mental, dificultad respiratoria extrema, pulso rápido, ansiedad intensa debido a la dificultad para respirar, sudoración, dolor torácico y opresión en el pecho.

Tratamiento preventivo y recomendaciones

El tratamiento del asma consiste fundamentalmente en evitar las sustancias que desencadenan los síntomas y en controlar la inflamación de las vías respiratorias mediante medicamentos que pueden ser de dos tipos: de control y de alivio, estos incluyen inhaladores o medicamentos (corticoides) que tienen como objetivo prevenir o controlar los ataques asmáticos. (Broncodilatadores como el Ventolin)

Algunas recomendaciones para prevenir el asma bronquial son:

  • - Cubrir las camas con fundas antialergénica.
  • - Evitar el uso de alfombras
  • - Aspirar frecuentemente.
  • - Emplear elementos de limpieza sin fragancia.
  • - Mantener los niveles de humedad bajos.
  • - Mantener la casa limpia, incluyendo los filtros del aire acondicionado
  • - Conservar los alimentos en recipientes
  • - Evitar tener mascotas.
  • - Si alguien fuma debe evitar fumar dentro de la casa.
  • - Evitar contacto con personas que tienen infecciones respiratorias

Y no nos cansamos de repetir que Vitealia siempre recomienda encarecidamente visitar a un médico. El contenido de esta web y cualquier otra web que trate temas de salud es meramente informativo. Siempre, siempre, siempre se debe consultar a un médico especialista que nos ayude a diagnosticar y elaborar un tratamiento personalizado.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *