Verrugas Genitales

El virus que causa la verruga, se llama Virus del Papiloma Humano, y es uno de los cien tipos existentes, con frecuencia es el VPH-6 y HPV-11. Pueden infectar a cualquier persona que esté sexualmente activa, aunque es común encontrarlas en jóvenes entre 15 y 30 años.

Quienes practiquen relaciones sexuales sin protección están expuestos a contraer el virus, pues de cualquier contacto sexual pueden contagiarse. Sus síntomas pueden tardar en aparecer tres meses o inclusive años luego del contacto con la persona infectada, siendo portadoras desde el primer día.

Algunas de las protuberancias desaparecen por sí solas con el tiempo, pero de no ser así, existen métodos recomendados por los médicos para erradicarlas.

En caso de no seguir un tratamiento para su control, las verrugas pueden seguir creciendo de tamaño y propagándose, de manera que el riesgo para contraer cáncer del útero, vulva, pene, o ano aumenta significativamente.

Pueden ser reconocidas por el médico, al colocarles un líquido para observarlas mejor, usando un instrumento para magnificar su imagen o tomar muestras del tejido para pruebas de laboratorio.  Pueden ser tratadas con medicamentos, cortarlas quirúrgicamente, láser, con nitrógeno líquido, con corrientes eléctricas o simplemente esperar a ver si desaparecen por sí mismas.

Contagio

Estas verrugas con más contagiosas que las comunes. Su período de incubación es inmediato al contacto. Es decir, que al rozar un órgano sexual una de estas verrugas, ya está contagiado. También puede ser contagiada por personas sin lesiones visibles, sin embargo, se cree que es menos propensa al contagio las que no presentan protuberancias.  

Prevención

Hay varias formas sencillas para evitar el contagio, como limitar la rotación de parejas sexuales, utilizar el condón tanto masculino como femenino, higiene corporal luego del acto sexual.  Sobre todo podría ayudar acudir al médico lo más pronto posible en caso de presentar alguno de los síntomas e informar a la pareja que pueda ser tratada de igual manera y evitar su transmisión en la medida de lo posible.

Síntomas

Las personas infectadas pueden tener picor y ardor en los alrededores de la zona genital. Las verrugas pueden causar dolor o incomodidad durante las relaciones sexuales y podrían sangrar en ocasiones.

El aspecto de las verrugas suele ser como pequeñas protuberancias, suaves, diferentes tamaños, sobresalientes, indoloras, de color oscuro como rojo, gris o rosa y el área infectada pasa a ser más húmeda de lo normal. En las mujeres, se presencia un sangrado fuera de los ciclos menstruales, incremento de las secreciones vaginales, pero también podría no presentarse ninguno de los síntomas descritos.

Curiosidades

El virus no tiene cura, así que la persona infectada se convierte en un ente portador por toda su vida. Aunque algunos estudios resientes aseguran poder controlarla, pero no son resultados oficiales. Aunque este tipo de infección suele ser más contagiosa que el  Virus de Papiloma Humano.  Una infección previa no hace que el individuo sea inmune a un próximo contagio.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *