Vaginitis

Consiste en la inflamación de la mucosa vaginal, acompañado con un aumento de la secreción vaginal.  Cuando el nivel regular de ph en la vagina se descompensa se convierte en un ambiente óptimo para bacterias y microorganismos, pues se altera la flora vaginal.

Puede presentarse como consecuencia de otras enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o el virus de papiloma humano.

La causa de la enfermedad no se conoce del todo, pues las vaginas cuentan con bacterias en un porcentaje “buenas” y otras “malas”. La vaginitis aparece cuando el porcentaje  de las últimas es mayor.

En caso de que la enfermedad se complique, podría aumentar la posibilidad de tener Sida, al igual que otra enfermedad de transmisión sexual. Puede contraerse la Inflamación Pélvica PID, y en caso de las mujeres embarazadas con esta infección, el bebé podría ser de poco peso, o prematuro.

Puede ser contraída mas de una vez, a pesar de hacer seguido el tratamiento al pie de la letra, en caso de parecer nuevamente la infección, es recomendable acudir al medico de igual manera.

Si bien no es una enfermedad que se transmite solo por actos sexuales, el hecho de ser transmitida a través de ellas, también se puede considerar entre las enfermedades venéreas, pero no dentro de las camunes.

Contagio

En la mayoría de los casos se presentan en las mujeres en edad reproductiva, sobre todo si están embarazadas. No hay razones precisas para evidenciar el contagio, sin embargo, es seguro que cualquier mujer la puede contraer, y ser transmitida de mujer a mujer en caso de tener relaciones sexuales.

Algunas actividades podrían  alterar el equilibrio común de las bacterias y exponerlas al contagio como tener relaciones sexuales sin protección, y utilizar las duchas vaginales.  Este aumento de bacterias “malas” en las vaginas no aparece por el contacto con inodoros, lencería, piscinas o con el contacto de los objetos y las personas que nunca han tenido relaciones sexuales igualmente la pueden adquirir.

Prevención

Puede ser evitada en caso de abstenerse del sexo frecuente sin protección, no usando duchas vaginales con frecuencia o jabones perfumados. Una vida con hábitos alimenticios saludables puede aumentar las defensas naturales del cuerpo y evitar el contagio con nuestros anticuerpos.

Síntomas

Puede no presentar ningún síntoma, pero algunos casos presentan inflamación importante. Algunos síntomas comunes en la vaginitis son: dolor durante las relaciones sexuales, ardor al orinar, inflamación, enrojecimiento de los labios mayores, menores o el área entre  la vagina y el ano, irritación y comezón.

Curiosidades

Si se contagia de esta enfermedad,  hay que evitar usar desodorantes para contrarrestar el molesto olor vaginal, pues esconder el olor, no ayuda a combatirla y podría empeorarla. El uso de antibióticos para combatir las bacterias “malas” también puede destruir las “buenas”, pudiendo recaer en el desequilibrio. Su tratamiento debe seguirse con cautela.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *