Tratamientos de ultrasonido para la celulitis

El Ultrasonido es uno de los descubrimientos que más contribuyeron a la medicina durante el siglo XX, como elemento de diagnóstico y control en el caso de la prenatalidad, pero en los últimos años también pasó a ser un importante modo de tratamiento de ultrasonido para la celulitis, el aprovechamiento de las ondas del mismo aplicado por un experto en las zonas problemas constituye una mejora duradera de los casos de celulitis, sea del grado y tipo que sea, siempre y cuando se haga de manera constante bajo un plan adecuado al caso, para que tenga el efecto deseado.

Hoy en día puede realizarse en las salas de estética, todos los tratamientos de ultrasonido para celulitis, que consisten en un masaje aprovechando las ondas del ultrasonido que rompen las fibras de colágeno bajo las que se encuentran las células adiposas y de esta manera eliminar gradualmente la celulitis. Se practica por medio de sesiones, al menos 10, por parte de un profesional que sabe dónde y cuánto aplicar para que las ondas ultrasónicas hagan su trabajo, mientras el paciente apenas siente un poco de calor en la zona a tratar.

La eliminación de toxinas es inmediata mediante la orina por lo que se debe ingerir mucha agua que provoque esa eliminación, ya que aumenta el drenaje linfático y las células adiposas arrastradas fuera del cuerpo. Las sesiones  garantizan resultados asombrosos que demandan una estrategia de mantenimiento que incluye sesiones de mantenimiento, modificación de la dieta, y un poco de ejercicio ligero para mantener la salud.

Siendo que más allá de lo que podrían pensarse que la celulitis solo es un problema estético, su influencia va más allá en el aspecto psicológico por la autoestima de quien la padece y de la salud en general, que hacen imperativo ocuparse de ella. Existiendo muchos tratamientos que podrían resultar convenientes algunos no lograrán ser tan efectivos como el ultrasonido además de que por no ser invasivo es un método muy seguro para luchar contra la celulitis.

Su costo bien vale por los resultados de mejoría que experimenta la piel de naranja ante las ondas ultrasónicas que liberan al cuerpo de las toxinas que la exclavizan en la celulitis. No es doloroso ni requiere tampoco sedación ni hospitalización alguna, por lo que es además más cómodo que otros que si lo requieren y son invasivos tratamientos para la celulitis.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *