Tratamiento de la fibromialgia con masajes en Bilbao

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por el dolor muscular generalizado y la fatiga. Otros síntomas de este síndrome son alteraciones en el sueño y en el estado de ánimo, problemas gastrointestinales, o calambres, entre otros. Afecta sobre todo a las mujeres (el 90% de pacientes) de entre 20 y 50 años. En España, los datos muestran que esta enfermedad aqueja a un 4,5% de las mujeres y un 0,2% de los hombres.

La fisioterapia puede ser un remedio para mejorar el nivel de vida de una persona que padezca fibromialgia. Así, los masajes pueden llegar a aliviar el dolor, a relajar los músculos y a disminuir los espasmos musculares. Sin embargo, al principio del tratamiento es habitual que los pacientes sientan su dolor se agrava, debido a la presión  y a la tensión del masaje. Esto ocurre es debido a la estimulación y el aumento de la presión arterial producido por el masaje, que provoca la liberación de toxinas y de productos de deshecho de las células. Así, el masaje acelerará el flujo linfático permitiendo que las toxinas salgan de nuestro cuerpo. Por ello, es recomendable beber agua tanto antes como después del masaje. Después de las primeras sesiones el paciente empezará a experimentar mejorías.

Muchos pacientes han visto mejoras y beneficios en su día a día durante el tratamiento con masajes. Además, estudios procedentes de Estados Unidos ("Journal of Clinical Rheumatology", "Touch Research Institute", "Journal of the American Academy of Nurse Practitioners") han constatado algunos efectos positivos de los masajes para tratar la fibromialgia:

  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la flexibilidad en los músculos y de la capacidad de movimiento
  • Reducción del dolor, la inflamación o la rigidez
  • Reducción del estrés y la ansiedad
  • Reducción de la fatiga y de los problemas con el sueño
  • Reducción de la necesidad de analgésicos
  • Reducción de la depresión

De esta forma, se puede decir que fibromialgia y fisioterapia van de la mano.

Es importante ponerse en manos de un profesional que tenga un título oficial de Fisioterapeuta y que esté especializado o que esté familiarizado con el tratamiento para la fibromialgia, ya que no todas las técnicas son aptas para pacientes con fibromialgia y pueden ser totalmente contraproducentes.

Los que sufren este síndrome saben que se trata de una enfermedad seria y que dolorosa, con lo que es aconsejable no arriesgarse porque nuestro cuadro puede empeorar. Además, cada paciente es un caso distinto, y cada uno tendrá un umbral de dolor distinto, por lo que el especialista tendrá que evaluar nuestro caso y ofrecer un tratamiento personalizado. 




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *