Tratamiento para la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es cuando se produce antes de lo deseado, provocando malestar a alguno de los miembros de la pareja. Existen multiples tratamientos para la eyaculación precoz. Esta disfunción sexual es la más frecuente, aproximadamente un 30% de los hombres la padecen. Los pacientes con este tipo de problema se dividen en dos tipos, el primero presenta una eyaculación primaria, toda su vida ha padecido este problema, y el segundo tipo presenta una eyaculación precoz secundaria, que ha aparecido un tiempo atrás y continúa hasta la actualidad.

Hay varias explicaciones que se dan como causa de la eyaculación precoz: unas orgánicas, entre las que se encuentra una de las más aceptadas, un desequilibro en la serotonina, u otros motivos de afecciones o alteraciones del aparato genital y urinario; las otras causas son psicológicas, y más frecuentes que las primeras. Por lo tanto, al tratamiento farmacológico se le debe unir, en este caso, la terapia psicológica.

Los tratamientos que existen para tratar la eyaculación precoz ayudan al paciente a recuperar el control sobre la eyaculación, y posibilitan así que el tiempo transcurrido entre la penetración y la eyaculación sea mayor. Dependiendo del paciente se puede aplicar un tratamiento u otro.

La terapia más eficaz resulta de la combinación de una terapia conjunta de las áreas de andrología y sexología,  el paciente ha de tomar medicamentos, por vía oral, para que pueda retrasar la eyaculación y consiga mantener la erección incluso después de ésta; el tipo de medicinas que se prescriben en estos casos es la dapoxetina, además de cremas las anestésicas. La dapoxetina es el único medicamento aprobado para tratar la eyacualción precoz, además sólo debe prescribirse en caso de padecer esta disfunción concreta, y actúa directamente sobre el cerebro. Las cremas anestésicas se aplican sobre el pene 20 o 30 minutos antes de la relación sexual.

Junto con el tratamiento farmacológico el paciente acudirá a sesiones de psicoterapia para tratar la eyaculación precoz -también se puede tratar mediante la terapia conductista-, en la que aprenderá a realizar técnicas y ejercicios que ayuden a controlar esta situación.

El porcentaje de éxito con esta combinación de terapias suele ser de entre un 90% y un 95%, de manera que no es habitual tener que recurrir a otro tipo de tratamientos o a la cirugía.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *