Tratamiento para el Alzheimer

El Alzheimer es un tipo de demencia senil de carácter neurodegenerativo y terminal que suele aparecer en personas que superan las franja de los 65 años. Esta enfermedad provoca un deterioro progresivo en las capacidades de la persona a nivel cognitivo, así como en las emociones, movimientos y en la conducta. Por desgracia aún no existe un tratamiento definitivo para su tratamiento, sin embargo con la medicación adecuada es posible retrasar sus síntomas, logrando una calidad de vida óptima para los enfermos de Alzheimer.

Las cifras de esta enfermedad nos hablan de una incidencia en la población española cada vez mayor, afectando a la mitad de las personas mayores de 85 años.

Pese a que no existe cura para esta enfermedad, el mejor tratamiento frente a esta patología es la paciencia. Los enfermos de Alzheimer van degenerando en la mayoría de sus capacidades, pero no por ello debemos olvidar la persona que todavía son o que fueron. El cariño y la comprensión serán fundamentales.

Acompañarles emocionalmente en este duro camino, ya que ellos mismos sienten la angustia y tristeza de verse perder facultades y recuerdos. Esa frustración deber ser compensada por la tranquilidad y el apoyo permanente.

Cambios por el Alzheimer en el cerebro

En cuanto a los tratamientos farmacológicos contra el mal de Alzheimer, destacamos los siguientes:

-La prescripción de inhibidores de la Colinesterasa, también llamados anticolinesterásicos, como el Cognex o el Exelon.

-El uso del Namenda, basado en la memantina. Este medicamento está especialmente indicado en las etapas de moderada a severa de la enfermedad.

-Los ansiolíticos o antidepresivos también funcionan bien en aquellos pacientes que muestran síntomas significativos de angustia o depresión.

Además de todo esto también es muy útil, en las primeras fases de esta enfermedad senil:

-La realización de ejercicios que estimulen mentalmente al paciente.

-La incorporación de actividades al aire libre o en la naturaleza.

-La realización de pequeños ejercicios físicos.

-Llevar una dieta equilibrada que aporte al paciente todos los nutrientes y vitaminas necesarios.

-Así como el té verde y el té negro, también se ha descubierto que el ácido fólico es un gran aliado frente al Alzheimer.

-Los complementos vitamínicos también tienen un buen resultado.

Pese a que ninguno de estos tratamientos controlan la enfermedad, sí se ha demostrado que mejoran el proceso de la misma y la calidad de vida del paciente.




  1. marian 13/05/2013 12:00

    Podrian informarme del precio de tratamiento de botox para la hidratacion del cabello

Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *