Tratamiento de las alergias

Las alergias son enfermedades crónicas que suelen cambiar y desarrollarse a lo largo del tiempo. Por ello, para un buen tratamiento habrá que tener presentes no sólo la curación de las reacciones, sino también la evitación de la sustancia en cuestión, el tratamiento farmacológico y la modificación de la respuesta inmunológica alterada.

Evitación del alérgeno

El primer punto a tener en cuenta se trata de intentar evitar el alérgeno cuando esto sea posible. En el caso de los alimentos o medicamentos esto puede ser más sencillo, sin embargo, en el caso de los alérgenos que se encuentran en el aire y que se inhalan, como los ácaros, el polen o los hongos, esto es más complicado y habrá que adoptar otro tipo de medida más específica.

Tratamiento farmacológico

Este tipo de tratamiento se compone de dos aspectos: por un lado, del mantenimiento, y por otro, del tratamiento de las reacciones adversas que aparezcan cuando haya habido contacto con el alérgeno.  La administración de medicamentos puede variar según el órgano afectado por la alergia. Por ejemplo, para la rinoconjuntivitis alérgica se suelen recetar antihistamínicos o glucocorticoides; en caso de asma, se administran broncodilatadores y glucocorticoides inhalados, así como antileucotrienos; en caso de que la reacción alérgica se produzca en la piel, se dan antihistamínicos. Por otra parte, cuando se trate de alergia a algún alimento, dependerá de la reacción y del alimento en cuestión y esto cambia en cada caso, siendo incluso necesaria la administración de adrenalina intramuscular en algunos casos.

Inmunoterapia con alérgenos

Por último, la inmunoterapia con alérgenos se trata de la administración progresiva del alérgeno en cantidades controladas de manera progresiva, para que el cuerpo se vaya acostumbrando a esta sustancia con el tiempo.

Este tratamiento es bastante efectivo en casos de alergia respiratoria (rinoconjuntivitis y asma) y en pacientes con alergia al veneno de himenópteros, de forma que se puede llegar a cambiar las reacciones y alteraciones inmunológicas de los pacientes de manera gradual. Así, la inmunoterapia con alérgenos se trata de la única manera capaz de alterar el curso normal de las enfermedades alérgicas y de que lleguen a desaparecer.

Finalmente, sería positivo incluir en el tratamiento de la alergia una serie de aspectos educativos, de manera que el paciente conozca su enfermedad, sus características, su proceso de terapia y de curación, así como de otras cuestiones relevantes acerca de sus causas, síntomas e información que tendrá que tener presente en el día a día.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *