Trasplante capilar

El trasplante capilar es una técnica, que logra la recuperación del pelo en zonas del cuero cabelludo, afectadas por diversos tipos de alopecia. Es un tratamiento dirigido a hombres y mujeres, cuyo precio, por lo general, resulta elevado.

El trasplante capilar consiste, en una explicación simple, en extraer cabellos de una zona sana del cuero cabelludo e implantarlos en otra con problemas de caída y destrucción de las unidades foliculares. El precio de este tipo de intervenciones es bastante elevado, aunque depende de variables como la técnica empleada, el grado de calvicie, número de sesiones y cantidad de injertos a realizar.

Los pacientes tipo (hombres en su mayoría), que se someten a estas operaciones presentan calvicie de herradura. No obstante, este no es el único patrón, existen otros. La calvicie de herradura se produce por razones genéticas o por exceso de la hormona DHT (dihidrotestosterona). Ésta ataca a los folículos pilosos y consigue detener el crecimiento del cabello en la zona afectada.

El paciente es, al mismo tiempo, su propio donante. Existe un área “sana” en la cabeza, con cabellos más fuertes y resistentes, en la que, generalmente, la hormona DHT actúa con menos fuerza y donde los folículos resisten mejor los envites de ésta. Estas zonas sanas se localizan en la nuca y por encima de las orejas. Las unidades foliculares situadas en ambas zonas serán las que se implantarán en el resto del cuero cabelludo.

En la mayor parte de hombres y mujeres, los cabellos injertados en las áreas enfermas salen adelante, ya que siguen creciendo como si se encontrasen en su antigua ubicación. No obstante, existen casos en los que los implantes no prosperan o lo hacen con más dificultad. Todo depende del tipo de cabello ante el que nos encontremos, el grado de calvicie, según la escala Hamilton-Norwood, u otros factores hereditarios.

Antes de someterse al trasplante capilar, el paciente ha de abstenerse de beber alcohol y fumar tabaco. Estas drogas pueden entorpecer la cicatrización y el postoperatorio. Tampoco deben realizarse cortes de pelo días antes de la intervención, pues se requiere longitud suficiente en los cabellos donantes. Es recomendable, dos semanas antes de la operación, automasajear la zona donante, porque lograremos mejorar el tono de la piel y favorecer la circulación en el área. En ciertos pacientes serán necesarias dosis de algunos medicamentos antes y tras los injertos. Están prohibidos los antiinflamatorios y el ácido acetilsalicílico con carácter previo al implante.

Los precios de las intervenciones de trasplantes capilares son altos. Antes de decidirse, es recomendable solicitar toda la información precisa y cotejar garantías y precios en distintas clínicas o profesionales. Debe tenerse presente que el coste final depende de la técnica de implante seleccionada (FUSS o FUE), del tipo de calvicie que sufra el paciente, del número de sesiones precisas o de las características del pelo a injertar.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *