Tipos de enfermedades respiratorias

Las enfermedades respiratorias, se dividen en agudas superiores e inferiores. Las enfermedades agudas superiores son las que se derivan de infecciones en las vías respiratorias con evolución menor a 15 días y en ocasiones se complican con neumonía. Es importante conocer las más habituales, pues estas constituyen uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo y que cada año causan un gran número de muertes, son un importante problema de salud pública, pues resultan con la morbilidad más alta en el mundo.

Muchas de estas dolencias respiratorias pueden tener tratamientos que evolucionan constantemente para ofrecer una recuperación más rápida y evitando posibles efectos secundarios. La homeopatía puede ser una alternativa, aunque para casos graves siempre se suele recurrir a la medicina convencional, pues la mayoría de estas enfermedades suelen ser de origen vírico o bacteriano, por lo que una rápida cura premite evitar complicaciones por una excesiva prolongación.

Las complicaciones que se derivan de este tipo de enfermedades no tratadas a tiempo como la neumonía que se sitúa en la principal complicación.  Como hemos dicho, las dolencias respiratorias son estados infecciones que se derivan de situaciones del ambiente como tabaquismo pasivo, deficiente ventilación de la vivienda, cambios bruscos de temperatura, exponerse en lugares de concentración o públicos y el contacto con personas que ya están enfermas.

Pero no todo tiene que ver con esto, los problemas respiratorios también dependen en su aparecimiento con la edad, frecuencia y gravedad son mayores en menores de un año, bajo peso al nacimiento, ausencia de lactancia materna, desnutrición, infecciones previas, falta de vacunación, carencias de vitamina A. Mayores son aún,  los casos que se derivan del hacinamiento, los pisos insalubres, y en algunos casos sobretodo en los niños como derivado de enfermedades como la otitis.

Es importante prevenir las complicaciones derivadas de  estas enfermedades respiratorias del tracto respiratorio superior como el resfriado común, la rinitis, la sinusitis, laa faringitis, amigdalitis, laringitis, tranqueitis, crup, epiglotitis. Además de las que se denominan enfermedades respiratorias agudas inferiores, bronquitis, bronquiolitis, gripe, neumonía viral, bacteriana, parasitaria, nosocomial, broconeumonia, y eso se logra visitando regularmente al médico general y requeriendo el tratamiento del neumólogo cuando la enfermedad dura ya más de lo usual.  Después de todo es el neumólogo el indicado para deducir el estado de la enfermedad y prevenir mediante tratamiento adecuado la evolución de la misma.

Muchos casos mortales de enfermedades respiratorias son fáciles de controlar con tan solo observar un poco la enfermedad, tomar las medidas necesarias y seguir el tratamiento que el médico determine mejor para sobrellevar la misma y que permitirá al paciente no solo aliviarse de la enfermedad original sino prevenir una complicación que demandará, en caso de presentarse, un cuidado mayor y pone en riesgo su vida traduciéndose en un peligro mayor y un costo de curación más elevado.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *