Los TCA en Valencia

Los Trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades tan graves como lo pueden ser otras, sin embargo, actualmente aún hay mucho desconocimiento y muchos tópicos y estereotipos que no hacen sino daño y dificultan que se consideren de verdad como trastornos serios que afectan en gran medida tanto a los pacientes como a los familiares.

Los TCA son, como su propio nombre indica, trastornos alimentarios. Dentro de esta denominación se incluyen tanto la anorexia o la bulimia, como la obesidad o el trastorno por atracón.

En muchas ocasiones, son difíciles de detectar porque existen muchos mitos falsos sobre estas enfermedades (como que tener anorexia o bulimia implica estar excesivamente delgado, cuando estas son de hecho sus fases finales) y sobre las personas que las sufren.

El modelo de mujer que se promueve desde hace años es inalcanzable y antinatural, y esto es muy dañino para nuestra sociedad, en la que a veces tener un determinado aspecto se interpreta como la clave para el éxito o el fracaso en la vida. A pesar de que se tiende a pensar que las personas que sufren estas enfermedades son superficiales, es decir, que sólo le dan importancia al físico, hay que decir que sí se preocupan por el físico, pero el motivo principal no es ése. En la mayor parte de los casos, se trata de personas muy sensibles, que han sufrido y sufren de traumas y abusos de cualquier tipo, incluido abuso sexual, en cuya familia ha habido antecedentes de TCAs, que se sienten culpables de lo que sucede y ha sucedido a su alrededor, y que tienen esta forma de externalizar sus problemas. Es decir, así como hay gente que ahoga sus penas en alcohol o que toma cualquier tipo de droga para olvidar su situación, los pacientes de TCAs utilizan estos trastornos, la mayor parte de las veces inconscientemente, como escudo para protegerse y para no pensar en sus problemas reales.

Conductas que pueden evidenciar un TCA pueden ser las siguientes:

  • Restricción voluntaria de alimentos.
  • Querer comer siempre sólo
  • Hacer ejercicio en exceso para “compensar”
  • Cualquier tipo de compensación: si me como una napolitana de chocolate, no comeré más en todo el día y así no engordo.
  • Disminución de vida social, no querer relacionarse
  • Comer compulsivamente
  • Estar demasiado tiempo en el baño después de las comidas puede ser un síntoma de que la persona está vomitando.
  • Ingesta excesiva de laxantes
  • Alteración de la imagen corporal
  • Baja autoestima
  • Cambios de ánimo muy bruscos
  • Escupen o tiran la comida a escondidas

Esta lista no es exhaustiva y a veces los casos difieren mucho de unos a otros. Aun así, si observa cualquier síntoma en personas de su alrededor es recomendable que busque ayuda médica y que se ponga en manos de profesionales. Aunque son enfermedades que se pueden alargar durante años y hacerse crónicas, hay muchos pacientes que logran salir de esta situación.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *