Tabaco e implantes dentales en Madrid

¿Cómo afecta el tabaco a los implantes dentales?

Muchos estudios han demostrado que el tabaquismo aumenta las posibilidades de haya problemas en implantes dentales, de hecho, se estima que el porcentaje de fracaso es más del doble en fumadores con respecto a no fumadores.

Si fumas tendrás que tener presente que este hábito puede perjudicar el tratamiento en muchas de sus fases, por lo que recomendamos, si no dejarlo por completo, por lo menos reducir la cantidad de cigarrillos al día durante el proceso.

A continuación enumeramos las complicaciones generales y respecto a los implantes dentales que se pueden dar debido al tabaco: 

  1. Al fumar, la boca recibe todo el humo que se desprende, por lo que es la primera afectada. Los dientes se acaban manchando y adquiriendo un color oscuro debido a la acción de la nicotina y el alquitrán, por lo que hay riesgo de que se produzca una gingivitis.
  2. Con respecto al implante dental, si fumamos podemos contribuir a que el proceso de oseointegración se detenga o se ralentice y acabe siendo más débil que en una persona no fumadora. Por otro lado el tabaco también puede causar la pérdida de hueso alrededor del implante, pudiéndose llegar a producir una periimplantitis, sobre todo en el maxilar superior.
  3. Si fumamos las posibilidades de padecer caries dentales aumentan considerablemente.
  4. Debido a la alteración que se produce en la flora microbiana bucal por el humo del tabaco, puede aparecer mal aliento, siendo el sarro otra de sus causas principales. Además, esta alteración puede desembocar en enfermedades periodontales crónicas como la gingivitis, periodontitis o piorrea.
  5. Como el humo del tabaco reduce la capacidad inmunitaria y aumenta la aparición de bacterias, aumenta  la acumulación de sarro y la destrucción de los tejidos que sostienen el diente. De esta manera, se produce la pérdida de tejido alrededor del diente. Esto puede producir una disminución en la capacidad de cicatrización, y por lo tanto, afectará si nos van a colocar un implante dental.

Lo más aconsejable, sin duda, es dejar este hábito que, como sabemos, tiene además otras muchas consecuencias nocivas en nuestra salud. Sin embargo, sabemos que no es fácil. Por ello, si nos es muy difícil dejarlo,  otra solución a corto plazo sería un período de abstinencia que abarque desde antes (al menos una semana) del procedimiento hasta que pasen dos meses, para que se produzca la osteointegración sin problemas.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *