Sinusitis

El aire que respiramos a diario, contiene partículas gases, humos, microbios, polvos e innumerables sustancias químicas, a las que son sometidas en nuestro sistema respiratorio. El aire entra por las fosas nasales, y comienza por un proceso mecánico defensivo para el cuerpo. Si una infección pasa por ellas, es posible para el cuerpo defenderse. La sinusitis es un término médico que describe la inflamación, irritación e hinchazón de los senos paranasales, como reacción a la infección del cuerpo por cuerpos extraños.

Consiste en la inflamación en los espacios vacíos del interior de las mejillas y en los alrededores de los ojos. Normalmente ocurre como consecuencia de los resfriados causando un poco de dolor en la cabeza y en los alrededores del rostro.  Puede presentarse de un momento a otro, sinusitis aguda, o por un largo plazo, sinusitis crónica.

Expertos aseveran que más de un millón de personas sufren de esta enfermedad al año. Aunado, esta cifra puede aumentar, pues los síntomas de la sinusitis son parecidos al resfrío y alergias, por lo que los afligidos no consultan a médicos para controlar la enfermedad.

 Generalmente aparece como reacción a hongos, bacterias o virus. Caracterizada por inflamación en los alrededores de la nariz: frente y laterales, dolor y en algunos casos fiebre. En caso de no ser tratada, podría complicarse. Debe acudirse al médico en caso de presenciar hinchazón el rostro, presencia de mocos por más de un mes, y de no tener mejoría en caso de haber tomado medicamentos.

Existen dos tipos de sinusitis aguda, dura máximo 30 días aproximadamente con fiebre y la sinusitis crónica que suele durar más de tres meses. Algunas veces se puede encontrar también una forma Semi-crónica que se prolonga entre tres semanas y tres meses. 

Su diagnóstico depende de cada paciente. Las radiografías y tomografías no son muy exactas para mostrar con claridad el nivel de congestión de los senos paranasales. A diferencia de un resfriado, la sinusitis en más fuerte, tiene más síntomas y su recuperación toma algo más de tiempo.

En pocos casos, la sinusitis se propaga hasta los huesos del rostro o las membranas que recubren el  cerebro, al igual que las bolsas de pus que podrían formarse en los alrededores de los ojos.

  • La Sinusitis Aguda: se puede deducir que sufre de ella si presenta dolor de cabeza en las cercanías de los ojos, frente o rostro, tos, abundantes mocos, congestión nasal, dificultad para respirar, fatiga y en algunas ocasiones fiebre.

Generalmente ocurre como respuesta a una infección del sistema respiratorio superior, usualmente viral. Normalmente dura un máximo de quince días la viral, mientras que la bacteriana es un poco más resistente.

En el caso de ser infecciones por hongos, frecuentes en personas con diabetes o deficiencias inmunológicas, como Sida, recibiendo medicamentos fuertes, puede ser una infección mortal.

  • La Sinusitis Crónica: la diferencia entre la Aguda y Crónica radica en el tiempo de infección principalmente. En un infección de este tipo, no se presentan dolores, la presencia del moco es constante en una o ambas fosas nasales y también puede producir la sensación de no poder respirar bien. Consiste un cuadro complejo inflamatorio persistente en los senos paranasales.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *