La rinoplastia

Dentro de muchas opciones de cirugía cosmética o estética se encuentra la Rinoplastia.  Esta es una técnica quirúrgica destinada a mejorar la apariencia de la nariz, sin muchas complicaciones resulta en una operación que mejora la apariencia de la nariz ya sea aumentando su tamaño como reduciéndolo o bien dándole determinada apariencia. Y la rinoplastia es hoy por hoy una de las formas de cirugía estética más utilizadas por que además no incurren en peligro alguno y su convalecencia es corta e indolora.

Con un costo o precio de 2,000 a 4,000 euros, la rinoplastia es segura y efectiva y además apenas tiene un periodo postoperatorio con leves molestias. Hay que elegir bien el profesional que la practique pues en ello está la seguridad de recibir la atención que se requiere y que el resultado sea el que se espera. Luego de la operación hay que guardar un período de reposo que dependerá de cada paciente pero que se sitúa entre 1 y 2 semanas que es tiempo en que la nariz permanece sin que conozcamos aún el resultado, al cabo de ese tiempo ya será evidente, la mejoría en la apariencia de la misma derivada de la intervención de Rinoplastia.

La rinoplastia suele usarse también para tratamientos que no son cosméticos como ayudar en alguna condición que no permita una respiración normal aunque estos casos son más raros. La Rinoplastia tiene un período postoperatorio corto y cómodo durante un par de semanas posteriores a la misma se debe mantener el paciente en reposo y evitar hacer movimientos bruscos. El reposo es especialmente indicado dado que durante algunos días habrán coloraciones e hinchazón que se deben tratar con analgésicos suaves si se tiene algún dolor y aliviar la hinchazón.

Quizá la molestia más importante en el postoperatorio de la operación de nariz sea el uso de unos “tapones” que se colocan luego de la intervención para mantener la estabilidad de la nariz, hoy en día los mismos están diseñados para permitir que el paciente pueda respirar a través de ellos, así mismo se utiliza una férula durante los días posteriores a la intervención, lo que podría en algunos casos resultar incómodo pero que se sobrelleva generalmente bien.

En cuanto al uso de tapones y férula estos están destinados a evitar que se produzca algún sangrado postoperatorio y ayudar a la rápida curación. La rinoplastia como todo procedimiento quirúrgico tiene algún riesgo obstrucción de las vías respiratorias, vasos sanguíneos rotos, reacción de la anestesia general y algún otro que puede surgir por lo demás se lleva bien el procedimiento y el alta se da de 4 a 6 horas después.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *