Los riesgos de la mesoterapia

Existen diferentes riesgos de la mesoterapia, a pesar de estar considerada como uno de los tratamientos embellecedores más seguros, menos invasivos y menos dolorosos que existen hoy en día. Apenas unas aplicaciones de inyecciones indoloras y sesiones cortas con nada o poca convalecencia y apenas algunos malestares temporales que pasan rápidamente con ayuda de analgésicos, como la molestia leve por los pinchazos, la mesoterapia se constituye en un método seguro y efectivo.

Pero aún los métodos más seguros y efectivos implican ciertos peligros. De hecho, pueden aparecer efectos secundarios de la mesoterapia  ya que éste como cualquier otro tratamiento requiere que sigamos estrictas medidas antes de decidirnos por él, como son asegurarnos de la confiabilidad del profesional que administrará el mismo, y que los instrumentos como los productos a utilizarse en el mismo sean de la calidad requerida y lo que realmente se necesita.

También es importante que la aplicación de esta técnica de estética sea aplicada solamente a las personas que pueden beneficiarse de ella, regularmente las que no tienen condiciones de salud preexistentes que impidan beneficiarse de esta técnica. Así que observadas estas normativas los riesgos de la mesoterapia son realmente pocos.

En algunos lugares los mismos están ligados a la falta de control sobre quiénes pueden aplicar esta técnica, ya que aplicándose en condiciones de riesgo en cuanto a la higiene, la mesoterapia puede dar lugar a condiciones de infección que sean leves o severas, fácilmente evitables como hemos dicho optando por profesionales responsables y certificados.

Por demás las posibles contraindicaciones de la mesoterapia son evitables como ya hemos insistido pero también existe la posibilidad del aparecimiento de hematomas derivados de la aplicación del tratamiento y que aparecen en la zona de aplicación, los que tendrían que desaparecer en el transcurrir de unos días y que no permiten hasta que desaparezcan someterse a otra sesión. También se debe tener en cuenta  la hinchazón que en algunos casos suele aparecer, con una duración de uno o dos días deberá ceder naturalmente desapareciendo al cabo de dos días, si no sucede hay que consultar con el médico para determinar qué es la causa de que aún sea evidente. Por demás la mesoterapia como cualquier tratamiento demanda más que todo precaución en la elección de dónde y quién lo administre y la observación de las exigencias que el mismo requiere para ser efectivo sin convertirse en un riesgo para la salud y aprovechando sus beneficios ya mencionados.




  1. raquel 27/03/2013 12:00

    Pues yo acabo de empezar con la meso, y llevo una dieta muy restringida para ver mejorias pronto, tomo mucha agua y tratare de vendarme diario, espero ver resultados pronto.

Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *