Congestión nasal

La congestión nasal tapona la nariz, provoca dificultades para respirar por la nariz y causa cierto malestar. Suele aparecer con el resfriado común, la gripe y la infección sinusal. La nariz se congestiona cuando los tejidos que la recubren se inflaman debido a la inflamación de los vasos sanguíneos.

Existen numerosos remedios caseros para actuar contra la congestión nasal. Por ejemplo, un remedio simple pasa por introducir la nariz en un bol con hielo picado y repetir varis veces la operación notar una descongestión total. Otro remedio clásico son los vahos de eucalipto. Se calienta un litro de agua en un recipiente y se echan unas cuantas hojas de eucalipto. Se hierve durante unos minutos y, por último, se inspiran los vapores cubriéndose la cabeza con una toalla. Asimismo, se pueden usar la manzanilla para los vahos en vez del eucalipto.

También, el ajo y la cebolla ayudarán a aliviar la congestión nasal. Sus aromas alejan la mucosidad. Incluso algunos se atreven a mascar un diente de ajo. Otra opción es colocar una cebolla partida por la mitad junto a la mesilla de noche.

Siguiendo con los remedios caseros, uno que resulta muy útil es el siguiente: se vierte media cucharada de sal y un poco de bicarbonato en un vaso de agua hirviendo. Se deja reposar y luego se inyecta el líquido en la nariz con una jeringuilla varias veces. Por último, hay que sonarse varias veces.

Otra opción es darse un baño en la ducha con abundante vapor durante un buen rato. Con ello, se conseguirá aliviar la congestión nasal gracias a la inhalación del vapor que abrirá las vías nasales. Encima, el baño relajará todo el cuerpo.

Además, la sal marina es un gran aliado contra la congestión nasal. Se aplican varias gotas de agua con sal marina directamente sobre las vías nasales. Ello desinflamará los tejidos nasales con lo que facilitará la respiración.

Asimismo, se puede preparar una infusión de tomillo y saúco con unas gotas de limón. En medio litro de agua bien caliente se vierten dos cucharadas de flores de saúco y una cucharada de flores secas de tomillo. Se deja reposar y se añade el limón. Esta infusión se puede tomar unas tres veces al día.

Por último, existen una serie de consejos muy recomendables para combatir la congestión nasal, a saber: comer varios alimentos con vitamina C; no fumar ni permanecer en ambientes cargados; tomar mucho líquido; usar humificadores en las habitaciones; y  uno tan curioso como subjetivo en su utilidad: frotarse las orejas varias veces con energía ya que  puede ayudar a  mejorar la respiración por la nariz.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *