Bajar de peso

Los remedios caseros para bajar peso son ideales para comenzar a reducir los kilos que tenemos de más sin recurrir a métodos demasiado agresivos, o a técnicas arriesgadas para nuestra salud.

Perder peso se ha convertido en unas de las grandes metas de muchas personas en el mundo occidental. Los problemas de sobrepeso, la obesidad y mantener la línea  marcan  el día a día de mucha gente en pleno siglo XXI.

La mejor forma de perder esos kilogramos que sobran es a través de una correcta y equilibrada alimentación junto a la práctica habitual de una actividad deportiva. No existen milagros para bajar peso, sin embargo, siempre se pueden usar varios remedios caseros que ayudarán, en mayor o menor medida, a este arduo objetivo.

Así, existen varios zumos que ayudan a quemar las temidas grasas. Por ejemplo, hay que tomar zumo de limón, zumo de arándanos, zumo de zanahorias y zumo de alcachofa. También se pueden beber varios bebidas de té para bajar peso como un té de manzanilla caliente nada más terminar de comer, un té rojo con cardamomo tomado una vez al día, el té verde y un té con marrubio caliente  bebido dos veces al día.

El agua resulta clave en todo intento de perder peso. Hay que beber mucho agua durante todo el día y más poco antes de comer debido a que provoca que las paredes del estómago se expandan con lo que se reduce el apetito. El agua es el saciante natural que cuenta con menos calorías, además supone el mejor diurético para adelgazar y un magnífico digestivo. Lo más adecuado sería ingerir no menos de dos litros de agua al día, e incluso más durante el verano.

Por supuesto, hay que renunciar a los dulces. No se puede abusar de la bollería y el chocolate. El postre debe ser fruta antes que cualquier dulce. La fruta debe imponerse a la bollería si se quiere perder peso.

También hay que realizar cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. No es nada bueno saltarse una de ellas pues provoca que se llegue con más hambre a la siguiente. Se debe comer lo suficiente  varias veces al día para que el cuerpo metabolice los alimentos de forma ordenada y la digestión sea más adecuada.

A todos estos remedios caseros en torno a la comida, hay que añadir el ejercicio físico. Podemos quemar calorías con diferentes actividades como limpiar la casa a ritmo de la música con lo que uno se mueve más y va quemando calorías, subir y bajar escaleras, realizar una pequeña tabla de gimnasia, caminar  para ir a la compra o cualquier lugar cercano.

Por último, no hay que olvidar que la tarea de perder peso no es fácil sino que requiere constancia, paciencia y dedicación. Pero poco a poco y siguiendo estos simples remedios caseros se obtendrán beneficios.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *