Adelgazar

Cada vez se buscan menos los metodos caseros o tradicionales para adelgazar, sin embargo estos métodos son en muchas ocasiones, los que mejores resultados nos pueden dar, sin dañar nuestra salud. En ocasiones se recurre a fármacos artificiales para perder peso, sin embargo emplear remedios caseros para reducir nuestro peso puede ser mucho menos agresivo para nuestra salud en general.

El exceso de peso  o la obesidad son trastornos, relacionados con la alimentación, muy frecuentes en los países desarrollados. El mejor consejo para adelgazar pasa por un cambio de hábitos alimentarios y la práctica habitual de ejercicio físico. Además, adelgazar supone una labor de mucho tiempo, no se logra en unos días. El principal factor que impide que muchos recurran directamente a los soluciones naturales es que estos, a diferencia de los medicamentos o las dietas agresivas, requieren esfuerzo, dedicación, constancia y paciencia.

remedios caseros para adelgazarUn gramo de grasas aporta el doble de calorías que la misma cantidad de proteínas o de hidratos de carbono. Por ello, resulta fundamental reducirlas si uno se propone adelgazar. A continuación, se dan una serie de consejos para perder peso,  gracias a seguir una dieta que tiene como objetivo reducir las grasas de los menús, ahorrar calorías innecesarias y poder perder peso, siguiendo las bases de las dietas más equilibradas. Hay que destacar que por medio de estos ingredientes, alimentos para perder peso que seguramente ya tomamos a diario y que podemos obtener en cualquier supermercado de nuestro barrio, es posible lograr los objetivos que nos marquemos, siempre que lo combinemos con la práctica de ejercicio.

Estos son algunos de los principales remedios para lograr el peso ideal que te proponemos en esta página, puedes proponer tu otros que conozcas o que te hayan funcionado bien en la sección de comentarios:

1º. Beber agua antes de la comida:

Ingerir dos vasos de agua antes de comer provoca que uno se sacie antes y disminuya la ingesta, incluida la de grasas. Es el diurético por excelencia. Hace que las paredes del estómago se expandan, por lo que se reduce el apetito.

2º. Usar el horno:

Cocer las carnes y las aves al horno permite que pierdan parte de su grasa. Basta con ir pinchando la pieza con la punta de un cuchillo a medida que se cuece. La grasa fluye y se elimina en ese mismo momento. Otra opción es colocar la pieza sobre la rejilla del horno y dejar que caiga el jugo graso.

3º. Si se debe freír algo:

No se debe añadir demasiadas porciones del alimento a la vez, sobre todo, si es congelado. De todos modos, para adelgazar se recomienda limitar los alimentos fritos, como mucho, un par de veces cada siete días.

4º. Elegir bien la salsa:

Las salsas más grasas y energéticas son la mayonesa y la salsa alioli. Le siguen las cocktail y roquefort. Y las más ligeras son el ketchup y la mostaza.

5º. Más purés vegetales:

Se deben incluir como primer plato los purés vegetales varias veces a la semana. Así, se reducirá hasta un 20% del total de grasas de esa comida. Si bien, nunca hay que añadir ni mantequillas ni natas.

6º. Papillote y plancha:

Si antes de introducir el alimento al horno se cierra en papel vegetal y se acompaña de verduras o frutas, sin añadir nada de aceite o una pequeñísima cantidad del mismo, se obtendrá un plato muy ligero. Hacerlo a la plancha tampoco es mala opción porque el alimento pierde parte de su grasa mientras se cocina.

7º. Aliados imprescindibles:

La fibra mejora el tránsito intestinal, facilita la expulsión de toxinas y, además, sacia. Los carbohidratos de absorción lenta se convierten muy poco a poco en energía y por ello el cuerpo no necesita comer tanto. Las proteínas ayudan a que uno se sienta más lleno y, por ende, se coma menos.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *