Hemorroides

Las remedios caseros para las hemorroides pueden ayudarte a, además de calmar el picor que produce esta aflicción, podrá incluso eliminar estas hemorroides, sin necesidad de recurrir a métodos artificiales como son el uso de fármacos o pomadas que siempre suelen tener contraindicaciones. Para explicar cada uno de los métodos hay que describir, en primer lugar, qué causa esta dolencia, muy sufrida por la mayoría de las personas.

Las hemorroides se originan a partir de unas pequeñas venas situadas en el recto y en el ano, como consecuencia de una deficiencia fluidez de la sangre en esta región. Como consecuencia, se produce una inflamación de estas venas, lo que da lugar a lo que conocemos todos como hemorroides o almorranas, compuestas de una acumulación de sangre en estos vasos sanguíneos. Pueden ser internas o externas, según aparezcan en el interior del recto o en la zona externa del ano. Las consecuencias suelen ser picores, sangrado, dolor, inflamación y ardor. Sin duda sufriendo cualquiera de estos síntomas todos nos interesaremos por los remedios naturales, buscando una solución que alivie esta gran molestia que muchos podemos sufrir durante años.

remedios caseros para las hemorroidesUno de los mejores antídotos contra las hemorroides por sus grandes propiedades curativas es el aloe vera. Podemos untar la gelatina del interior de la hoja del aloe vera y congelarla. Una vez congelada, se puede aplicar sobre el ano, o incluso depositarlo en su interior.

Hay algunos alimentos que pueden ayudar también a bajar la inflamación de estos vasos sanguíneos que producen las dolorosas y molestas almorranas, como por ejemplo la patata, queso fresco o el tomate. Todo ello se debe cortar en trozos e introducir en forma de supositorio durante varias veces al día.

Hay que tomar algunas precauciones fundamentales para evitar las hemorroides, reduciendo la probabilidad de que aparezcan. Por ejemplo, debemos evitar permanecer sentados durante muchas horas seguidas, tener precaución al limpiarse con papel higiénico, sin hacerlo de forma brusca, evitar el sobrepeso o teniendo precaución con los problemas prolongados de estreñimiento, ingiriendo para ello muchos alimentos ricos en fibra que ayuden a evitar estas molestias.

También existen algunas mezclas que podemos probar, pues a algunos les ha dado buenos resultados. Por ejemplo, podemos mezclar tres dientes de ajo, tres hojas de laurel con medio litro de agua, con la que se hervirá para obtener todo el jugo de estos ingredientes, triturándolos con un mortero previamente. Tras hervir, dejar reposar y aplicarlo en la zona afectada mediante algún algodon o material suave.

Y por último repetir frecuentemente cuando tengamos muchas molestias los baños de la zona en agua fría durante varios minutos, de este modo se reduce la inflamación y se favorece la circulación de la sangre, sintiendo de forma bastante rápida un alivio en esta región.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *