Rejuvenecimiento facial

La cirugía cobró gran auge a partir de los años ’60 cuando registro un avance acelerado de opciones para mujeres en materia de tratamientos de rejuvenecimiento facial que por primera vez se veían con la posibilidad de ejercer gracias a la recién estrenada liberación sexual, su derecho a modificar sus actitudes y su apariencia. Ya no tenían que conformarse con las arrugas ni con los estragos de las líneas de expresión, el bisturí podía obrar milagrosamente.

Los siguientes años vieron el abuso de la misma y el asumir que aunque efectiva la cirugía no resultaba tan cómoda y accesible como un tratamiento sin cirugía para rejuvenecimiento, cuando a la par de aquella la cosmética avanzo también en acelerado proceso. Hoy sabemos que los más efectivos caminos a lograr detener el deterioro de la piel por el paso del tiempo o los rigores de un ambiente cargado de contaminantes que la arruinan inevitablemente, son más efectivos, menos traumáticos y más accesibles para más mujeres, tratamientos sin cirugía para rejuvenecimiento.

Nada de pensarse en grandes fortunas y ahorros de años para acudir a una cirugía para desaparecer las “patas de gallo” o arreglar esas líneas de expresión que parecen adelantarnos años que aún no han llegado, con un poco de esfuerzo y un convencido entusiasmo de poner manos a la obra, hay muchos efectivos tratamientos sin cirugía para rejuvenecimiento que resultan en mejores y más cómodos resultados.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *