Papiloma Humano

El Virus de Papiloma Humano VPH, es un virus que gracias a su constante mutación ha dejado hoy en días más de 100 tipos identificados.

En la mayoría de los casos, las infecciones no son serias, no presentan síntomas, y son transitorias. Sin embargo, algunas personas desarrollan pequeñas verrugas genitales y cáncer genital.

La vía de contagio es principalmente sexual, y afecta tanto a hombres como a mujeres alrededor del mundo y es asociada principalmente al cáncer uterino, con distintas zonas de preferencia cutáneas o mucosas  y tiene mayor incidencia en los países con menos recursos: parte de Asia, Europa y Latinoamérica.

Otros Nombres

  • VPH
  • Human papilomavirus
  • HPV Papilomavirus

Contagio

Se produce mediante el contacto directo piel con piel y más común con el contacto genital,  con la penetración, y con otros tipos de contacto en ausencia de la penetración. Hay otras vías de contagio descritas por la literatura médica, a través de ropa interior y juguetes sexuales, es muy raro que esto ocurra ya que el virus tiene poca capacidad de sobrevivencia.  

Mantener varias parejas aumenta el riesgo de infección. Existen otros factores que contribuyen al contagio, como el hábito del cigarrillo, el inicio temprano de las relaciones sexuales y la falta de uso del condón en encuentros sexuales ocasionales.
Las verrugas son propias de los estados avanzados del VPH y se presentan tanto en los genitales femeninos como en los masculinos. Ambos pueden ser detectados por un médico ginecólogo, urólogo o dermatólogo.

Prevención

Entre las principales medidas preventivas, está el uso de preservativos, el retraso del inicio de las relaciones sexualidad y la conservación de la una pareja estable.

La manera más segura de reducir las infecciones es abstenerse de cualquier contacto genital, incluyendo el contacto íntimo sin penetración del área genital. La monogamia mutua a largo plazo con una única pareja no infectada, puede ser la siguiente manera más eficaz para prevenir una infección.

Síntomas

Se debe acudir inmediatamente al ginecólogo si se presenta sangrado genital que no sea menstrual, un flujo vaginal atípico pálido, acuoso con sangre o mal olor, lesiones tipo verrugas en los labios o en la vagina, sangrado vaginales después de la relación sexual o después de la menopausia.

Otros síntomas pueden ser: Período más largo y abúndate, cansancio, pérdida de apetito, dolor en la pelvis, en las piernas, fuga de orina inflamación de una sola pierna y fracturas óseas.

Curiosidades

Recientemente se ha demostrado que un alto porcentaje de las infecciones desaparecen en un período de 12 meses y casi el 90% han desaparecieron a los dos años. Es la más frecuente de todas las enfermedades de transmisión sexual. Puede ser causada por una de los 100 tipos identificados que existen, en caso de contraer una, no nos hacemos inmunes a los otros 99 tipos.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *