Tratamiento Papiloma Humano

Antes de hablar del tratamiento del papiloma humano, vamos a realizar una sencilla explicación de lo que verdaderamente representa este virus y sus principales consecuencias.

El virus del papiloma humano, también llamado VPH, se ha convertido en los últimos años en una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes a nivel mundial. Existen varios tipos de VPH que van desde los más mayor riesgo oncológico a menor.

Pese a que algunos tipos del virus causan molestos síntomas como verrugas o infecciones persistentes, la gran mayoría de los papilomas son asintomáticos.

Todos los virus del papiloma humano se transmiten por contacto sexual, infectando de esta forma el área anogenital. Generalmente estas infecciones las sufren mujeres jóvenes, en los primeros encuentros sexuales de su vida, aunque debemos destacar que en los últimos años esta franja de edad se ha extendido a mujeres de 50 años que se han divorciado y han cambiado de pareja sexual.

Estas infecciones suelen ser temporales y suelen no tener mayor trascendencia. Aún así, el 10% de las mujeres infectadas por el virus tiene el riesgo real de desarrollar lesiones precancerosas en la zona del cérvix, o cuello del útero, que si no se detectan a tiempo pueden terminar desarrollando un cáncer cervical.

Los grandes aliados de esta enfermedad son, además del tratamiento, las medidas de prevención desarrolladas por los ministerios de salud de la mayoría de los países desarrollados en los últimos años. Por lo tanto, los test PAP o las pruebas de VPH, cuyo objetivo principal es la detección del virus del papiloma humano, han limitado la incidencia de dicha enfermedad y el número de fallecimientos que ocasionaba. Además de estos tipos de test, se están realizando campañas de vacunación anuales para prevenir las infecciones.

Las vacunas de Cervarix y Gardasil se han comercializado desde hace varios años y han funcionado correctamente en la gran mayoría de personas vacunadas. Pese a su eficacia, debemos resaltar que esta vacuna no reporta beneficio alguno en las mujeres previamente infectadas por el virus del papiloma humano. Otra medida de prevención no menos importante es el uso del preservativo en las relaciones sexuales.

A la hora de hablar del tratamiento, la opción más óptima cuando se descubren células precancerosas en un paciente es la eliminación, por cirugía, de toda el área afectada. De esta forma se termina con la posibilidad de una lesión cancerosa posterior.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *