Tratamiento para la osteoporosis

La osteoporosis es una patología que afecta a los huesos volviéndolos frágiles y con propensión a romperse o astillarse, así que encontrar el tratamiento adecuado es algo fundamental. Esto ocurre debido a que el hueso va perdiendo la densidad óptima que necesitan para ser flexibles a la par que fuertes.

Esta patología tiene una incidencia mucho mayor en las mujeres que en los hombres, sobre todo, en las que han comenzado la menopausia. Además de factores genéticos, existen factores externos al organismo que también facilitan la aparición de dicha enfermedad. Estos son: una mala dieta o una malnutrición, una falta notable de calcio, un excesivo consumo de alcohol y tabaco o llevar una vida ausente de ejercicio.

Consecuencias de la osteoporosis

Los síntomas más conocidos de esta patología son lo siguientes:

-Las fracturas o el dolor insistente de los huesos.

-La pérdida de estatura.

-O los dolores agudos de cuello.

El principal objetivo del tratamiento contra la osteoporosis siempre será el intentar aumentar la densidad ósea del paciente. Para conseguirlo, el médico prescribirá una combinación de medicamentos. De entre ellos, los fármacos más utilizados son:

-Los Bifosfonatos: que recuperarán la densidad ósea del paciente y su posología será una vez a la semana o al mes, según la severidad de la enfermedad.

-El Raloxifeno: que minimizará el posible riesgo de rupturas de hueso, especialmente en la columna vertebral.

-La cacitonina: que también combatirá eficazmente la pérdida de densidad.

-La Hormona Paratiroidea: que se aplicará diariamente al paciente a través de inyecciones.

Además de todos estos tratamientos descritos, la hormonaterapia también se ha utilizado en multitud de cuadros clínicos en los que se trabaja encaminados hacia la prevención de esta enfermedad y se han obtenido resultados muy satisfactorios.

El médico tendrá que realizar un seguimiento exhaustivo de los cambios en la densidad ósea del paciente y deberá estar muy pendiente de posibles efectos secundarios, que pueden aparecer al tomar este tipo de fármacos.

Siempre se deberá contactar con nuestro médico cuando notemos sensaciones como un fuerte dolor en el tórax, mareos, una hinchazón exagerada o taquicardia.

Los pacientes de osteoporosis deberán tener de por vida un especial cuidado con las caídas o los resbalones, ya que pueden tener consecuencias muy serias.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *