Nutrición en Valencia

¿Qué es la nutrición?

Según la OMS, la nutrición es uno de los pilares de la salud y el desarrollo de los seres humanos. La podemos definir como un proceso biológico que consiste principalmente en la ingesta de alimentos y el aprovechamiento de los nutrientes para asegurar el buen funcionamiento, crecimiento y  mantenimiento de nuestras funciones vitales. Asimismo, la nutrición como ciencia estudia todos los procesos fisiológicos y metabólicos que intervienen en la asimilación del alimento y su transformación en energía,  así como los distintos tipos de nutrientes y las enfermedades que su ausencia o excesiva presencia pueden provocar en las personas.

¿Cómo podemos llevar una buena alimentación?

Hoy en día, todos sabemos que una buena alimentación tiene efectos muy positivos en nuestra salud, de la misma manera que una mala alimentación puede conllevar la aparición de muchas enfermedades, tales como la obesidad y otros trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia o la bulimia, los problemas cardiovasculares, la malnutrición, la diabetes, la anemia o incluso algunos tipos de cáncer. Problemas evitables y prevenibles en la mayoría de los casos, y que sin duda pueden empeorar nuestra calidad de vida.

Aun así, a pesar de que es un tema que conocemos de sobra y del que se habla con frecuencia en los medios, el llegar a sufrir cualquiera de estas enfermedades es algo que nos resulta lejano y tendemos a pensar que es algo que a nosotros no nos va a pasar. Además, también puede ocurrir que en casa no nos hayan enseñado unos hábitos saludables y que pensemos que la manera de alimentarnos es la correcta. Cuando esto ocurre, cuando los padres le dan de cenar al niño todos los días comida precocinada, preparada, o fritos, lo están condenando a un futuro lleno de enfermedades, si es que este niño no reacciona un día y cambia de vida yendo a un especialista. Sin duda, estamos ante un tema al que no se le da mucha importancia a veces y que sin embargo es bastante serio. 

Contrariamente a como muchos piensan, llevar un régimen de comidas equilibrado y saludable no equivale a estar a dieta estricta durante toda la vida, a eliminar de nuestro día a día alimentos “prohibidos” para siempre, a sufrir y a pasar hambre, contar calorías o a comer sólo fruta y verdura. Una dieta saludable es aquella que va a incluir todos los tipos de alimentos con moderación. ¿Y cuáles son los diferentes tipos de alimentos?

 

La pirámide alimentaria

Tan sólo tenemos que echar un vistazo a la famosa pirámide alimentaria, esa que estudiamos cuando vamos al colegio y a la que desde entonces no hemos hecho ni caso.

Como vemos, existen cuatro grupos de alimentos. Primero, los cereales (pasta, arroz) y los tubérculos, que fundamentalmente nos van a proporcionar la energía que necesitamos. Después vienen la fruta y la verdura, que también nos aportan energía y contienen vitaminas que nos ayudan a mantener nuestras constantes vitales. Luego, la carne, el pescado y los lácteos, que nos proporcionan proteínas y vitaminas. Por último, las grasas y los azúcares, que podemos dividir en dos tipos: los que son buenos para nuestra salud, como el aceite de oliva; y los que pueden ser peligrosos si ingerimos más de lo deberíamos, como las chucherías, los pasteles o el azúcar.

La clave está en la proporción o cantidad que hemos de tomar de cada grupo alimentario: como base de nuestra ingesta diaria, cereales y tubérculos; le siguen la fruta y la verdura en cantidad diaria recomendada; a continuación, carne, pescado y lácteos; y por último, las excepciones o los caprichos, grasas, azúcares y aceites, que nos podemos dar de vez en cuando. Como vemos, la cantidad de alimentos que debemos ingerir a medida que se avanzamos hacia el vértice de la pirámide es menor.

 

Una garantía de salud

Así, sabremos si estamos llevando una alimentación equilibrada si estamos comiendo de todo y aportando a nuestro organismo los seis tipos de nutrientes en su proporción adecuada: carbohidratos (cereales, tubérculos, fruta y verdura), proteínas (carne, pescado y lácteos), grasas (aceite de origen animal), vitaminas, minerales, fibra y agua.

De esta manera, nos estamos asegurando la salud para el futuro. Reforzaremos nuestro sistema inmunitario, nos sentiremos mejor, contraeremos menos enfermedades y seremos más felices, pues está comprobado que la toma desproporcionada de alimentos del grupo 4 o del vértice de la famosa pirámide provoca una tendencia a la depresión.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *