Neurocirugía

Podría considerarse que aunque todas las formas de intervención quirúrgica son importantes y Neurocirugíadelicadas, la neurocirugía trata una zona del cuerpo humano que debe ser tratada con extremo cuidado y precisión, el sistema nervioso, sus condiciones de funcionamiento y las enfermedades ligadas al mismo, tanto en adultos como en niños, y no se limita a la intervención quirúrgica para corregir, curar o tratar dichas condiciones de salud, sino también a los diagnósticos y tratamientos de aquellas que están presentes pero que no requieren intervención quirúrgica.

La neurocirugía se especializa en el tratamiento de las enfermedades del cerebelo, cerebro, médula espinal, sistema nervioso periférico, que derivan en condiciones como los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos e isquémicos, las malformaciones del sistema nervioso, las patologías degenerativas ligadas a lesiones de la médula espinal o de las terminaciones nerviosas, tumores craneales, tumores de la columna vertebral, de la médula espinal, y de los nervios periféricos, algunas condiciones psiquiátricas de índole grave.

El Neurocirujano es un especialista que ha recibido para ejercer como tal una especialización, misma que también puede ampliarse a alguna de las mucha subespecializaciones ligadas a esta profesión como son neurocirugía pediátrica, neurocirugía oncológica, neurocirugía de la base del cráneo, cirugía de la columna, neurocirugía vascular, terapia endovascular, neurocirugía funcional, especialidades que regularmente toman 1 o 2 años de especialización.

Por lo demás el gran avance en las ciencias médicas logradas a partir de los últimos siglos, han contribuido también al mejoramiento de la práctica de la neurocirugía y hoy es una de las especialidades médicas más seguras, contando con verdaderos aliados en el ejercicio de la misma, como las nuevas tecnologías.

Regularmente someterse a una operación de neurocirugía es un imperativo de salud y no algo que se decide como se podría considerar en las cirugías estéticas, y son intervenciones delicadas que demandan un control total del entorno y del cuidado del paciente. Su período postoperatorio suele ser delicado y bajo cuidado intensivo. Las cualidades de la  neurocirugía se aplican a condiciones como traumas en el área craneal derivados de accidentes y que puede la intervención e la cirugía ser la diferencia entre la vida y la muerte. Algunas condiciones oncológicas representan parte de la demanda de la neurocirugía que en muchos de estos casos representa una mejora de la calidad de vida del paciente. Como el resto de especialidades médicas, la neurocirugía requiere una preparación intensa del cirujano practica y un constante aprendizaje que se convierte en una opción de salud para millones de personas.