Tratamiento

Una vez realizada la pertinente biopsia de la piel, que ratificará la enfermedad del molusco contagioso, el siguiente paso es tratar los nódulos para su total erradicación en los pacientes afectados.

Por lo general, los nódulos producidos por el molusco contagioso se deben extirpar a través de la cirugía. El médico eliminará las lesiones mediante la realización de un raspado en las zonas afectadas, a través de una electrocirugía con aguja, a través de la congelación del nódulo o extirpando el centro de la lesión. También existe la posibilidad de eliminar la enfermedad a través de medicamentos más convencionales, usados también en los pacientes de verrugas. En este caso, se suele recetar cremas de tretinoína, o una solución de cantaridina, que es una de las formas más comunes de tratar los nódulos.

En unos meses (habitualmente 2 o 3 meses) las lesiones desaparecen por completo de la dermis del paciente, sin dejar cicatrices apreciables. Sólo en aquellos casos en los que los afectados se han rascado persistentemente los nódulos la piel quedará marcada. Pese a que vemos que la evolución del molusco contagioso es muy positiva, en aquellas personas con un sistema inmunitario débil existirá la posibilidad de complicaciones, además de una duración mayor de este trastorno. En este caso, es posible que el paciente experimente en su dermis infecciones secundarias de origen bacteriano, hemorragias, picor intenso, e incluso, queratoconjuntivitis crónica.

Aunque es cierto en los que las lesiones pueden desaparecer, al cabo del tiempo, de forma espontánea y sin necesidad de tratamiento alguno o seguimiento médico, lo ideal es tratar dermatológicamente dichas lesiones para evitar que se puedan extender por el cuerpo del afectado o que puedan contagiarse.

Además del tratamiento médico, animamos a la prevención. Es muy importante evitar el contacto directo con los nódulos o con los objetos personales de personas afectadas por el molusco. Este protocolo de actuación eliminará la posibilidad de que se propague. Además, en los casos en los que la propia pareja sea la afectada, se deben evitar las relaciones sexuales hasta que se erradique la enfermedad o utilizar medios anticonceptivos que sirvan de barrera. Aunque, en este último caso no está asegurada la protección total.

Puedes consultar más información sobre esta enfermedad y el virus que lo causa en este enlace.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *