Prevención de molusco contagioso

La propagación del virus del molusco contagioso es tremendamente fácil. Así, muchos estudios han encontrado que la mayor parte de los contagios se produce por contacto con afectados, como por ejemplo si compartimos toallas o esponjas de baño o simplemente tocando objetos personales de personas que tengan el virus. Otras maneras de coger molusco contagioso pueden ser al afeitarse, por lesiones o heridas y a través de relaciones sexuales. A veces también se ha asociado a piscinas, baños públicos y saunas, ya que la humedad y el calor facilitan la trasmisión del virus.

Consejos generales

Ante tantas formas posibles de propagación, nos podemos preguntar si realmente podemos hacer algo para prevenir esta enfermedad de la piel. Sin embargo, aconsejamos adquirir hábitos de higiene como los siguientes:

  • No tocar ni rascar a nadie que lleve tiritas o vendas.
  • Lavarse las manos con frecuencia para eliminar gérmenes siguiendo estos pasos:
    • Mojarnos las manos y aplicar jabón
    • Frotarnos las manos con el jabón de 10 a 15 segundos
    • Enjuagarnos bien las manos para quitarnos el jabón
    • Secarnos las manos

¿Qué hacer si queremos ir a la piscina?

Por otra parte, antes hemos mencionado que las piscinas son un lugar donde se puede propagar el virus con facilidad. ¿Qué podemos hacer al respecto?
No hay muchos estudios al respecto y se piensa que lo que produce el contagio realmente es compartir toallas o juguetes de piscina. Es cierto que el virus puede vivir en el agua también, sin embargo, no se ha detectado aún durante cuánto tiempo y si, efectivamente, se transmite por el agua.


Como hemos comentado anteriormente, heridas o llagas se pueden infectar por los gérmenes. Por ello, es recomendable no acudir a estos lugares si tenemos heridas o no llevar a los niños si sabemos que ha habido contagios. Si no nos hemos dado cuenta de que nosotros o nuestros hijos tienen una herida, y al llegar a casa observamos protuberancias en la piel que puedan tratarse del molusco, se recomienda:

  • Cubrir todas las protuberancias visibles con tiritas o vendas impermeables
  • Quitarse las vendas en casa
  • No compartir toallas, tablas de nadar u otro equipamiento de piscina
  • Por otro lado, también sería conveniente avisar al personal de piscina para que desinfecte estos objetos o compre para que no se propague más el virus.

En caso de tener relaciones sexuales

Otras formas de propagarse en los adultos, como ya hemos dicho en el párrafo introductorio, es a través de relaciones sexuales. En estos casos, es más que recomendable usar preservativos, aunque si la persona está afectada por el virus y se ha extendido por otras zonas del cuerpo, es posible que por el contacto se produzca un contagio. Por esta razón es mejor curarse en salud y esperar a consultar a un especialista.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *