Causas

El causante de la enfermedad del molusco contagioso es único, aunque múltiples son las formas de infectarse. Se trata de una inoculación causada por un virus, que forma parte de la familia de los Poxvirus, los virus más grandes y complejos.

Esta enfermedad, al ser viral, es muy contagiosa y afecta a personas de todas las edades, por lo que es fácil encontrarla tanto en niños, como en personas adultas. Las formas de infectarse de este virus son variadas. Por lo general, las lesiones que produce la enfermedad comienzan después de haber tocado una herida infectada con el virus o una pústula típica del molusco contagioso. Sin embargo, en los adultos, el molusco contagioso también puede deberse a la práctica de relaciones sexuales, ya que es fácil encontrar estas lesiones en los genitales. Cuando ocurre de este modo y las lesiones aparecen en los genitales, es fácil confundirlas con el herpes genital. La principal diferencia entre ambas enfermedades es que el molusco no produce dolor.

También es fácil contaminarse a través de los objetos personales de personas portadoras de este virus. Por eso es muy fácil que dentro de una familia se produzca el contagio. Compartir juguetes, sábanas, ropa o toallas es una práctica potencialmente peligrosa ante esta enfermedad.

Los pacientes de SIDA, o personas con el sistema inmunitario deprimido, son generalmente más débiles ante esta enfermedad, tanto a la hora de contagiarse de ella, como a la hora de padecerla. Tanto en estos casos como en el resto, lo mejor es tener una buena prevención y seguir a rajatabla una serie de protocolos que nos distancien de la posibilidad de infectarnos. Y no nos equivoquemos, no es que sea necesario tener una distancia física con las personas afectadas, pero sí con sus objetos más personales.

En el caso de las relaciones sexuales, sí es necesario interrumpirlas hasta haber erradicado la enfermedad, ya que es una de las maneras en la que más fácil es que se propague. Si no se interrumpen, aunque se utilice un medio anticonceptivo externo, es muy fácil de transmitir.

Además de la prevención, es necesario hacer hincapié en que en cuanto se vean signos sospechosos en la piel, el afectado debe acudir a la consulta de un médico especializado, lo más rápido posible.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *