El masaje deportivo en Bilbao

El masaje deportivo es un tipo de masaje que se aplica a los deportistas profesionales o de élite o a personas que practiquen regularmente deporte para mejorar el rendimiento y ayudar a la recuperación tras las competiciones, generalmente. También puede ayudar a conseguir o mantener la forma, así como para combatir la fatiga y el cansancio, y prevenir, remediar y tratar las lesiones y enfermedades que pueden aparecer practicando ejercicio físico. Así, el masaje deportivo es beneficioso y se puede aplicar en todas las etapas del entrenamiento o antes, durante y después de las competiciones.

A continuación describimos los distintos tipos de masaje deportivo:

El masaje de entrenamiento. Es el que se aplica en las fases de entrenamiento de los deportistas. Estos periodos de preparación se caracterizan por ser bastante duros y exigentes, porque estas personas han de llegar a una determinada forma física o a rendir de una determinada manera en una competición. Esto puede llevar a que el deportista pueda sobrecargarse y fatigarse mucho. El masaje durante el entrenamiento contribuye a evitar posibles lesiones, a conseguir y mantener la forma deportiva, a poder mantener el nivel de entrenamiento y a mejorar la condición física.

El masaje previo. Este masaje ayuda a preparar al deportista para la competición o para la sesión de entrenamiento. Como su propio nombre indica, se aplica antes de la actividad. El masaje previo sirve para desestresar al deportista y calmar los nervios además de para prepararlo para la competición.

El masaje de recuperación. Es aquel que se aplica después de cualquier actividad intensa  o ante cualquier tipo de fatiga para que el deportista se recupere lo más rápidamente posible y pueda mejorar además su rendimiento la próxima vez. Se puede ejecutar tanto en la etapa de entrenamiento (antes, durante y después) y en las competiciones, después del primer día o una vez finalizadas.

El masaje para la curación de las lesiones y de algunas enfermedades deportivas. El masaje deportivo contribuye muy positivamente a la curación de lesiones y enfermedades, de forma que el deportista se puede recuperar y conseguir la forma física más rápidamente que si no se aplicara. En estos casos, el masaje favorece la recuperación de los músculos e frena el posible desarrollo de contracturas.

Existen, por otro lado, situaciones en las que es recomendable no aplicar masajes al deportista. Sobre todo, se trata de casos como enfermedades de distinto tipo (tromboflebitis, embolismo, cardiopatías, nefropatias, infecciones, enfermedades metabólicas, artritis,) o de heridas o accidentes (cicatrices, inflamaciones agudas, lesiones de piel, roturas o desgarros musculares, de vainas o tendones o ligamentos, heridas abiertas, hemorragias recientes, hematomas recientes).




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *