Lactosa

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir la lactosa, que  es un tipo de azúcar que se encuentra presente en la leche y en otros productos lácteos como pan, yogurt, queso, mantequilla, crema, entre otros. La intolerancia a la lactosa se presenta porque el intestino delgado no es capaz de producir cantidades suficientes de enzima lactasa, las enzimas cumplen un rol importante en la absorción de los alimentos. Esta patología puede ser confundida con otros problemas intestinales es importante consultar al médico para que se pueda realizar el diagnostico diferencial.

La intolerancia a la lactosa es muy común y puede presentarse a cualquier edad, se estima que aproximadamente más de 50 millones de adultos en el mundo la padecen. Las causas de la  intolerancia a la lactosa son diversas, algunas de las más comunes son: las infecciones en el intestino delgado y demás enfermedades intestinales. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen presentarse aproximadamente  30 minutos a dos horas después de haber ingerido productos lácteos. Algunos de estos son:

- Distensión abdominal

- Cólicos abdominales bastante dolorosos

- Diarrea frecuente

- Gases o flatulencia

- Náuseas

- Pérdida de peso

- Desnutrición

intolerancia a la lactosa

En la actualidad no existe ningún tratamiento que pueda evitar la intolerancia a la lactosa, existen tratamientos preventivos y paliativos que pueden ayudar al paciente a vivir una vida normal sin privarse completamente de muchos alimentos lácteos. El principal elemento que se incluye en el tratamiento de la intolerancia a la lactosa es el eliminar o disminuir la ingesta de productos lácteos de la dieta del paciente. El grado de intolerancia varía de persona apersona por lo tanto es importante aprender a distinguir cual es la cantidad que el organismo tolera de forma positiva y evitar consumir mayores cantidades. El comercio ofrece opciones para los pacientes intolerantes a lactosa con leche, crema, queso y otros productos deslactosados que suelen tener un buen efecto sobre el organismo de estas personas. Es importante que los pacientes que deban eliminar completamente la ingesta de alimentos lácteos de su dieta busquen otras opciones para proporcionarle al organismo las dosis recomendadas de calcio y vitamina D necesarias para el funcionamiento correcto de huesos, músculos y dientes.

Algunos de los alimentos recomendados para seguir una dieta para intolerantes a la lactosa son:

- Frutas

- Frutos secos

- Verduras y hortalizas

- Legumbres y cereales

- Carnes, pescados y huevos, aves.

- Mermeladas, miel, gelatina, chocolate negro sin leche, etc.

- Aceites

- Agua, té, infusiones, etc.

- Postres sin leche




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *