Injerto de pelo, una manera de sentirse mejor

Cuando elegimos someternos a un injerto capilar es importante saber qué tipo de técnicas existen, cuál es su procedimiento, qué ventajas y desventajas tienen, cuales son más eficaces… en definitiva, tener la información más adecuada y completa a la hora de tomar una decisión. Por esa misma razón, es necesario acudir a profesionales con experiencia que nos ofrezcan garantías y eficacia.

En las siguientes líneas se explicarán de la manera más didáctica posible en qué consiste la técnica FUSS, muy utilizada en clínicas capilares y que está obteniendo buenos resultados. Existen también otras técnicas, como la técnica FUE, con lo que usar una u otra dependerá de la elección del paciente y del consejo profesional, que ha de ser tomado muy en cuenta.

La primera técnica, la llamada FUSS "Follicular Unit Strip Surgery" o "técnica de la tira" cosiste en extraer el cabello del donante con una banda fina de piel. Este pelo suele ser de unos 15 o 20 cm de longitud y de un 1cm de ancho aproximadamente. Para que la marca de la sutura que se realiza al donante sea lo más disimulada posible, el proceso de extracción del cabello se hace de la parte posterior o lateral de la cabeza.

Recomendada para cubrir grandes zonas

Los profesionales de este campo recomiendan elegir esta técnica cuando las zonas a repoblar son suficientemente grandes. Una de las razones es que de una sola vez se injertan un gran número de cabellos. Si la zona a cubrir es grande, se necesitarán menos sesiones que con otras técnicas y por lo tanto, tiene menor coste económico para el paciente.  Lo importante en todo caso, no es el factor económico, que también, sino el resultado y lo a gusto que se quede el paciente con el resultado obtenido.

Una vez transcurridos más o menos 12-14 días, se quitarán los puntos y el proceso habrá finalizado. En ese momento, la cicatriz será casi imperceptible y no afectará a la estética habitual de la persona.

No se nota nada

Esta última idea es muy importante para aquellas personas que vivan de su imagen, o en las que su apariencia sea determinante. En algunas profesiones la estética manda sobre todo lo demás, por esa misma razón, las técnicas de injerto capilar también tienen en cuenta el factor estético a la hora de aplicarlas.

Preparación y proceso de trasplante

Es importante recalcar que para llevar a cabo este proceso no es necesario ninguna preparación especial, no hace falta tener ningún cuidado ni someterse a tratamientos pre-trasplante. Por esa razón, esta técnica la puede usar cualquiera sin necesidad de ser alguien especial.

El proceso de injerto pasa por tres fases antes de finalizar el mismo. En la primera fase, se extrae la capa fina de piel con cabello. Es imprescindible que esta banda de piel esté en todo momento en condiciones de hidratación y temperatura óptimas para que no se deteriore y podamos injertarla sin ningún contratiempo.

En la segunda fase, se prepararán los folículos con microscopios de alta resolución para que no pierdan su estructura. En la última etapa, es cuando se injertan las micro unidades foliculares con la ayuda de tecnología de alta precisión que ayudará a insertar los folículos en las microscópicas incisiones.

Proceso sencillo y de resultados probados

Aunque en principio parece que el injerto de cabello es algo muy complicado, este tipo de técnicas ayudan a que las personas vuelvan a tener confianza en sí mismas y a sentirse mejor. Gracias al avance de la ciencia y la tecnología, en este momento es posible hacer este tipo de procesos sin ningún riesgo y con resultados probados.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *