Implantes dentales

Los implantes dentales son sustitutos artificiales de las raíces dentarias sobre los cuales se coloca una corona dentaria que sustituye a la parte más visible del diente. Los implantes dentales sirven para sostener la reparación de uno o más dientes perdidos

Se trata de piezas de metal en forma de tornillo que se introducen en el hueso maxilar. Se usa el titanio el cual se integra en el hueso mediante una unión firme y no provoca rechazo alguno ya que es coincidente con los tejidos vivos. No se altera la estructura de los dientes vecinos con el fin que la nueva corona esté fija durante toda la vida.

Antes de colocar el implante dental, se debe realizar un completo estudio del paciente, de su salud general, del estado de sus huesos maxilares, de su mandíbula y de la posibilidad de que el tratamiento llegue a buen puerto.

Los implantes dentales se realizan en el quirófano bajo anestesia local o general. En esta operación deben participar el prostodoncista, el cirujano oral, el técnico de laboratorio en prótesis dental y el higienista dental. Después de la operación, el paciente tiene que cuidar regularmente su dentadura.

Existen los implantes unitarios que afectan a un diente. Para casos en los que se debe actuar sobre varios dientes se pueden colocar varios implantes y asimismo en los casos que falten todo los dientes, se pueden usar varios implantes como soporte a una dentadura completa haciéndola más segura, estable, cómoda y funcional.

Los implantes deben usarse cuando faltan piezas dentarias y el hueso sobre el que se van a colocar sea de la calidad correcta y se encuentre en la cantidad adecuada. Tradicionalmente se ha optado por llevar una prótesis dentaria, bien una prótesis removible o una prótesis fija.

Los implantes son cómodos, funcionales y estéticos. No causan ningún tipo problema ni para hablar ni para comer ya que no se mueven, no afectan a los otros dientes, no precisan colocar placas en el paladar, no causan dolor y no acumulan restos alimenticios en la boca. Hoy en día, un implante es un tratamiento efectivo y seguro. En el 90% de los casos, los implantes obtienen excelentes resultados.

En el lado negativo de los implantes dentales, se hallan en su precio ya que cuestan más que una prótesis y encima requieren varias visitas al cirujano. También existe el riesgo de una infección, pero si la operación se realiza con las condiciones de asepsia correctas no habrá ningún problema. Por último, en algunas ocasiones, el implante puede moverse ligeramente y doler algo. Si ocurre esto, se deberá quitar, esperar a que el hueso cicatrice y entonces volver a colocarlo.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *