Hogares Geriátricos

Se puede decir que los hogares geriátricos son lo más avanzado cuando se trata del cuidado del adulto mayor por cuanto además del alojamiento que ya daban los asilos, brindan atención más personalizada y amplia a los ancianos que son destinados  vivir en ellos. Podría pensarse como un concepto de hotel a donde conviven personas de la misma edad que comparten toda clase de actividades, porque el hogar geriátrico contempla no solo el vivir en él sino llevar una vida activa, en la medida de las posibilidades del adulto mayor para su diversión y esparcimiento, que ya sabemos son vitales en una vida saludable.

Y como la tercera edad suele ser una edad complicada, se dan los problemas de salud, se resiente la lejanía de  la familia, aún cuando la misma se ocupe de manera externa del paciente alojado en el hogar geriátrico, se puede afrontar depresión o se puede tener que cuidar de algunos problemas de salud derivados del estado de ánimo del paciente que en la edad mayor es aún más sensible a los mismos.

Los hogares geriátricos cuando hacen su labor resultan una ayuda en la atención del adulto mayor, pero cuando se toma la decisión de llevar al mismo a alguien de la familia, la decisión debe ser muy meditada porque se pone en manos de extraños la vida del abuelo o la abuela, y como tal debe ser un lugar debidamente investigado, con las credenciales de estar legalmente constituido y con el aval de profesionales que brindan el servicio en él y que respondan de que recibirá la atención adecuada y el trato que merece, así como que si requiere de un cuidado específico por una condición médica tendrá a su alcance el personal médico calificado cuando se requiera.

Estos aspectos son de vital importancia sobretodo teniendo en cuenta que algunos pseudo profesionales de la medicina pueden aprovecharse de la vulnerabilidad del adulto mayor que como todos sabemos está tan expuesto por su edad y la merma de sus facultades físicas y en ocasiones mentales, cual niño a la voluntad de alguien más. Cuando se ha decidido y se ha obtenido la seguridad de que estará bien atendido y con seguridad en el mismo, se debe hacer una transición gradual que le permita adaptarse a su nuevo hogar, y en ello la familia juega un papel vital mostrándole que aunque por el cuidado que requiere no estará ya en la casa familiar,  sigue presente en la vida de la familia.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *