Granulomas Pulmonares

Ejemplo de granuloma pulmonarEl granuloma pulmonar es una de las manifestaciones de esta enfermedad que más frecuentemente podemos encontrar en las historias clínicas actuales. El descubrimiento de estos nódulos calcificados solemos encontrarlo a través de una biopsia que se realiza en el aparato respiratorio del paciente afectado. Aunque existen ocasiones en las que, incluso después de la realización de la biopsia, no resulta tan obvio el diagnóstico y se precisa de la cooperación entre el radiólogo, el clínico y el patólogo. Sólo a través de este trabajo conjunto entre profesionales se podrá determinar la patología.

Existen una amplia variedad de causas determinantes para que  una persona padezca de granuloma pulmonar y vamos a exponerlas a continuación:

  • Existen causas infecciosas que producen esta enfermedad granulomatosa en el sistema respiratorio. En primer lugar, enfermedades de carácter infeccioso como la tuberculosis, la neumonía por P carinii u otras patologías de carácter micobateniano producen, en multitud de ocasiones, granulomas en los pulmones del paciente. Además de las enfermedades infecciosas, también existen multitud de enfermedades que también desencadenan granuloma pulmonar. Entre ellas destacan la enfermedad de Wegener, la Artritis reumatoide, la Sarcoidosis y la Alveolitis alérgica extrínseca. Cuando el médico se encuentra ante esta situación, es muy importante que realice una intensa investigación clínica, con el objetivo de averiguar si el enfermo que la padece tiene algún factor previo que determine esta inmunosupresión.
  • También se puede padecer de granuloma pulmonar en casos en los que existe la presencia de un elemento externo que así lo provoque. En este caso, los agentes externos desencadenantes pueden ser fármacos como el metrotexate, la dilantina, el cromoglicato disódico o los antirretrovirales; enfermedades como la neumoconiosis; sustancias como el berilio, sustancias lipídicas, ciertos metales o aquellas personas consumidoras habituales de drogas.
  • Por último, hay un 20% de los casos en los que la comunidad médica no aprecia una causa única y evidente que cause la enfermedad. En estos casos, el médico deberá tener muy presente la evolución de la patología y la respuesta positiva o negativa al tratamiento prescrito.

Uno de los principales síntomas de las personas que padecen de granuloma pulmonar es la fatiga respiratoria, la tos insistente e incluso la tos sangrante. Ante cualquiera de estos síntomas recomendamos acudir a la consulta de un médico especializado.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *