Granuloma piógeno

El granuloma piógeno es una reacción bastante común en las consultas de dermatología. No se trata de una lesión grave, pero aun así requiere de evaluación y tratamiento médico inmediatamente para evitar un empeoramiento.

Nombre

Entre la comunidad científica se dice que el término granuloma piógeno no es del todo acertado para describir esta dolencia, pues no se trata ni de un proceso granulomatoso, ni presenta pus. Existen otros nombres menos acertados aún (botriomicoma, hemangioma capilar lobulillar) y más complicados, por lo que en general el nombre de granuloma piógeno está más o menos aceptado.

Características

El granuloma piógeno se suele presentar en la piel en un 85% de los casos y en las mucosas en el resto de ellos. Clínicamente, se caracteriza por una especie de pápula o una lesión con forma de pólipo, de aspecto vascular, que suele sangrar con bastante facilidad. A pesar de que se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo, se suelen dar con más frecuencia en los dedos, en los labios, en la lengua o en la cara. Los estudios indican que es ligeramente más frecuente en varones y que aparece normalmente en niños y jóvenes menores de 30 años.

Esta reacción aparece habitualmente en zonas del cuerpo que han sufrido algún traumatismo leve, como pinchazos, erosiones o roces, y puede crecer velozmente. Además, aparece de forma aislada, aunque en ocasiones puede darse como una erupción, de manera que aparecen múltiples lesiones, sobre todo si hemos tenido un granuloma piógeno anteriormente y nos lo extirparon. También se dan en embarazadas y en pacientes que se estén tratando con medicamentos como retinoides orales.

Las lesiones en fase inicial suelen ser similares al tejido de granulación, es decir, se presentan como capilares y vénulas que se encuentran radial o perpendicularmente a la superficie cutánea, que a su vez se encontrará erosionada y presentará costras hemáticas. Las lesiones que estén en una fase más avanzada tienen forma de pólipo y un patrón multilobular, en el que septos (paredes que separan unas cavidades o estructuras de otras) de tejido conectivo que dividen los lóbulos capilares.

Tratamiento

Por lo que respecta al tratamiento, el granuloma piógeno se puede extirpar mediante los siguientes tratamientos o intervenciones: electrocoagulación y curetaje, ambos con anestesia local. También se puede extirpar mediante la aplicación de láser. No existe ninguna contraindicación en el caso de que estemos embarazadas.

Finalmente, cabe destacar que aunque se trata de un tipo de reacción muy común y fácil de diagnosticar y de tratar, no podemos dejar para más tarde ir al médico dermatólogo y que evalúe nuestro caso. Recomendamos seguir sus indicaciones y consejos en todo momento.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *