Granuloma anular

El granuloma anular es una enfermedad benigna que consiste en una reacción granulomatosa paraneoplástica a tumores de órganos sólidos o linfomas, que presenta placas anulares, arciformes o eritematosas. Habitualmente, aparecen de forma aislada y se suelen localizar en zonas del cuerpo como las manos y los brazos o en el tronco, pudiendo darse también en otras zonas del cuerpo, salvo en la cara, lo que viene a ser bastante poco usual.

Clasificación

Dentro de los granulomas anulares podemos distinguir, a su vez, varias clases. Los tipos de granuloma que se dan con más asiduidad son:

1. Granuloma anular localizado:

Se trata del granuloma anular más frecuente, presentándose en un 80-90% de los casos. Afecta normalmente a niños y a menores de 30 años, dándose más entre mujeres que entre hombres.

Este granuloma conlleva la aparición de pápulas del color de la piel, eritematosas o de color violeta, de uno a cinco milímetros de diámetro. Se suelen agrupar formando un anillo, y son firmes al tacto. Su crecimiento es centrífugo. Es decir, el centro suele tener la piel normal, y desde él se extiende la reacción hacia fuera.

El granuloma anular localizado se concentra normalmente en el dorso o las palmas de las manos y los pies, los antebrazos, los codos o las rodillas. Además, este tipo de granuloma se caracteriza por su tendencia a la autoresuloción en la mitad de los casos aproximadamente, sin dejar rastro de ninguna cicatriz, aunque también es cierto que tiende a volver a aparecer.

2. Granuloma anular generalizado:

Menos frecuente que el anterior, se da en un 15% de los casos, excepto en pacientes con sida, en quienes es frecuente presentarse.

Clínicamente, se caracteriza por la aparición de múltiples lesiones, habitualmente en el tronco, cuello y extremidades. Consisten en pápulas de dos milímetros de diámetro, que pueden agruparse formando placas anulares, siendo el centro más claro y el contorno de un color violáceo.

3. Granuloma angular perforante:

Se da sólo en un 5% de los casos, en niños y menores de 30 años, siendo más común en mujeres. Se trata de pápulas de color piel o violáceas, de uno a cinco mm de diámetro, que pueden presentar umbilicación central con derrame de un fluido viscoso claro (colágeno degenerado), pudiéndose secar, y convirtiéndose en costras. También se trata de una reacción autoresolutiva, aunque puede dejar la piel hiper o hipopigmentada. Se puede dar de forma localizada en los brazos y pelvis o de forma generalizada en abdomen, tronco y extremidades. Puede producir dolor y prurito en un 25% de los casos.

Por último, hay otros tipos de granuloma que se dan de forma menos frecuente son el granuloma anular en placa (placas de eritema en extremidades y tronco), maculoso (lesiones eritematosas no palpables), lineal (forma menos frecuente) y el granuloma anular profundo o subcutáneo (en niños menores de 5 años, similares a nódulos reumatoideos).




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *