Síntomas

En este texto vamos a describir los principales síntomas que un infectado de granuloma inguinal puede llegar a padecer en su zona genital. Pero primero queremos hablar de los grupos más vulnerables ante esta infección. Los habitantes de zonas tropicales y subtropicales y sobre todo, los hombres, son el conjunto más castigado por esta patología de transmisión sexual.

A partir de ahí, decir que el 50% de las personas contagiadas de granuloma inguinal (tanto hombres como mujeres) padecen lesiones en gran parte de la zona anal. En el caso de la piel del área de los genitales, los principales síntomas o signos son la aparición de protuberancias, nódulos o ampollas de color carmín o rosado, que suelen sangrar, pero que no producen dolor en el paciente. Estas ampollas (que tendrán un tamaño mayor o menor, según casos) pueden crecer hasta formar una herida abierta, muy molesta para el enfermo.

Si el granuloma inguinal no se trata a través de un médico especializado, la zona dérmica cercana se decolora progresivamente. Además, la bacteria que produce la enfermedad se dispersa, hasta desgastar o devastar el total del tejido genital. También, en la zona genital suelen aparecer con el tiempo úlceras, más o menos graves según el paciente.

También puede verse, en el caso en el que se padezca daño tisular, la aparición de lesiones que se amplían hasta las zonas inguinales, donde las piernas se unen al tronco.

Todos estos síntomas que hemos descrito pueden llegar a aparecer en el paciente hasta 80 días después del contagio con la bacteria. Pero, desde luego, en el momento en el que aparecen los síntomas, el infectado debe acudir a la consulta de un médico u hospital de urgencias para tratar, lo más rápido posible, esta enfermedad.

Aunque, como todos los estudios médicos confirman, estas lesiones suelen ser indoloras, sí pueden afectar gravemente en el día a día de una paciente de granuloma. Para empezar, un afectado por esta enfermedad deberá erradicar por completo la práctica de relaciones sexuales. Esta será la única forma de no contagiar a la pareja o parejas sexuales con la bacteria Klebsiellagranulomatis.

También puedes consultar en este enlace más información sobre esta enfermedad.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *