Riesgos y precauciones

Cuando decidimos tomar glutamina, esto es, añadir más cantidad de este aminoácido al organismo, es porque nuestro cuerpo tiene una demanda fisiológica que viene dada en muchas ocasiones por un desgaste físico intenso o por situaciones de estrés. Esto supone que además de la glutamina que ingerimos por los alimentos que la contienen, necesitamos un aporte extra. A pesar de hablar de un complemento, es conveniente evaluar los riesgos y precauciones que debemos tener en cuenta.

Principales precauciones para su consumo

Es en ese momento cuando debemos tener en cuenta algunas precauciones como son la de tomar glutamina en varias tomas si vamos a exceder los 10 gramos y repartir dicho consumo en varias dosis, si bien no es recomendable tomarlas de golpe, por lo que  se aconseja ingerir una dosis media hora después de realizar un gran esfuerzo físico y otra dosis un poco antes de acostarnos. Al repartir el consumo de la glutamina, ayudamos a contrarrestar efectos secundarios como el dolor de estómago.

Riesgos y precauciones de la glutamina

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la cantidad de glutamina que nos aportan algunos alimentos y la que añadimos nosotros son asuntos diferentes, ya que la glutamina que se toma como suplemento deportivo se suele tomar como complementaria a su dieta diaria. Por lo tanto, hay que ser consciente de que los suplementos no  son sustitutivos de la dieta sana que debemos seguir diariamente.

En cuanto a las personas a las que no se les recomienda ingerir glutamina, para las que supondría un verdadero riesgo, encontramos a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, a los pacientes con cirrosis y dificultades renales.

Cómo conservarla

En lo referente a su conservación, será necesario guardarla en un sitio seco, fresco y exento de luz solar.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *