Porque funciona la fotodepilación y cuando es desaconsejable hacer uso de ella

En los últimos años hemos asistido a una explosión de los tratamientos de fotodepilación o depilación láser, una técnica que aplicada correctamente consigue eliminar de forma permanente la mayor parte del vello no deseado. Además, la fotodepilación sirve para tratar problemas de la piel como el enquistamiento del pelo o la foliculitis, que con otros métodos depilatorios no hacen más que agravar sus síntomas.

Los precios de la fotodepilación cada vez son más asequibles y actualmente prácticamente cualquier persona puede acceder a ellos ya que los precios por sesión oscilan entre los treinta y los trescientos euros, fundamentalmente dependiendo de la duración de la misma. Además, en temas de depilación láser son muchos los centros de tratamientos de belleza que aplican el concepto de tarifa plana, ofreciendo un número ilimitado de sesiones hasta conseguir eliminar totalmente el vello de piernas, ingles y/o axilas.

De cualquier forma con la depilación láser o fotodepilación hay que ser prudente y acudir siempre a centros de estética regidos por profesionales, ya que esta técnica aplicada por personas inexpertas puede llegar a producir quemaduras, lesiones en los ojos (por eso es conveniente protegerlos durante las sesiones), cicatrices y cambios en la pigmentación de la piel.

Eficacia de la fotodepilación o depilación láser

Tanto la luz pulsada intensa (IPL) como la luz que generan los dispositivos láser tienen propiedades físicas que, aun siendo diferentes, han demostrado su eficacia a la hora de destruir el pelo. El principio básico es el mismo y se basa en que vello y piel son de diferente color ya que su pigmentación contiene melanina en cantidades distintas.

Ciclo de crecimiento del pelo

La materia más oscura por lo general es el pelo, este absorbe la luz dirigiéndola hacia el bulbo que carece de pigmento alguno, lo que provoca que se caliente junto con el pelo y termine destruyéndose debido a este calentamiento.

La fotodepilación tiene peores resultados con el pelo rubio o blanco, ya que absorbe menos la luz, pero también se pueden producir complicaciones con las pieles oscuras ya que dicha piel absorbe la luz dirigida al pelo y pueden producirse quemaduras.

La luz se administra mediante disparos láser, los profesionales deben ser capaces de modular la duración e intensidad de dichos disparos para dañar en mayor medida al pelo pero sin afectar a la piel que suele enfriarse aplicando geles refrescantes o chorros de aire frío.

Por qué son necesarias varias sesiones de fotodepilación

La luz no es capaz de actuar sobre los pelos que aún no han aflorado a la superficie (fase 1 del crecimiento), ni a los que se han separado del bulbo (fase 3). Puesto que en la piel existen pelos en todas las fases del ciclo de su crecimiento, para que la depilación láser sea definitiva son necesarias varias sesiones.

IMPORTATE: entre sesiones es posible depilarse utilizando cremas depilatorias o cuchilla pero nunca con cera ni mecanismos como la famosa Epilady que extraen el tallo piloso.

Cuándo es desaconsejable fotodepilarse

No es aconsejable aplicarse tratamientos de fotodepilación cuando se detecta que su eficacia va a ser reducida o cuando pueda conllevar algún riesgo para la salud. En principio, no es conveniente en personas muy jóvenes en las que la pauta de crecimiento del vello todavía no está claramente definida.

Tampoco es conveniente fotodepilarse zonas delicadas como pezones, entorno de los ojos, zonas con pecas oscuras o tatuadas.

La fotodepilación también es desaconsejable si tenemos fiebre o alguna infección, si nuestra piel está afectada por alguna enfermedad, tenemos un herpes, varices o acné serio, somos diabéticos o sufrimos de epilepsia, estamos tomando medicamentos que pueden producir cambios en el crecimiento del pelo o reacciones adversas por exposición a la luz. Tampoco deben someterse a un tratamiento de depilación láser personas embarazadas o en periodo de lactancia.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *