Tratamiento

La esporotricosis es una enfermedad crónica que se trata generalmente a base de yoduros por vía oral (como el yoduro de potasio) y evoluciona positivamente. Aún así, una vez hayan desaparecido las lesiones en la zona afectada, se debe seguir ingiriendo el tratamiento de dos a cuatro semanas más. La dosis administrada de yoduro de potasio será de tres a seis gramos para pacientes adultos y una dosis de uno a tres gramos en niños. Además de este medicamento, para pacientes intolerantes al yodo, también se pueden prescribir antimicóticos como el Itraconazol, el ketoconazol o la anfotericina B.

Con el tratamiento adecuado y si la enfermedad se ha cogido en los primeros estadios de agresividad, la recuperación es completa y no necesariamente lenta. Los síntomas se minimizan hasta eliminarlos y el paciente recupera su calidad de vida.

En todo caso, debemos informar de que el tratamiento para personas que tienen el sistema inmunitario deprimido y que presenta infecciones extra cutáneas, es muy difícil. En estos casos, erradicar la enfermedad es más complicado y si se consigue con éxito, suelen recaer en la enfermedad. Además, en casos muy extremos, puede ser potencialmente mortal. Por ello, los dermatólogos especializados recomiendan, a este tipo personas que además se dediquen a labores como horticultura o jardinería, el uso de guantes para protegerse de la enfermedad, minimizando así las heridas directas en la piel.

Aunque con el tratamiento correcto la enfermedad se erradica, pueden aparecer complicaciones en aquellos casos más severos o mal diagnosticados. En aquellas personas con un sistema inmunitario en buen estado, pueden aparecer infecciones secundarias en la piel. Pero en personas con el sistema inmunitario débil, pueden incluso llegar a padecer artritis, problemas pulmonares y respiratorios, infecciones severas en los huesos cercanos a la zona afectada, meningitis, o llegar incluso a padecer por efectos secundarios de ciertos medicamentos como la anfotericina B.

Además de poder infectarnos a través de las esporas del aire o por manipular materiales vegetales como zarzas o tierra recién abonada, esta enfermedad también puede transmitirse a través de mamíferos, domésticos o salvajes, que padecen esta enfermedad y tenemos contacto con la lesiones o a través de una mordedura de un animal enfermo. Así que recomendamos un cuidado especial en este tipo de situaciones.

Te recomendamos que consultes la información de la esporotricosis en la Wikipedia, sobre todo por la gran cantidad de referencias que puedes encontrar ampliando esta información.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *