El envejecimiento humano

El envejecimiento, también llamado senescencia, es el proceso por el cual se producen una serie de modificaciones morfológicas y fisiológicas, como consecuencia del paso del tiempo en las personas. Conlleva una reducción de la capacidad de adaptación de los distintos órganos, aparatos o sistemas de nuestro organismo, además de una disminución de la capacidad de respuesta a los agentes que pueden provocar lesiones en el cuerpo. Así, con el envejecimiento se inicia un proceso de deterioro progresivo, estando muchas enfermedades asociadas a él, como el alzhéimer, la demencia o algunos tipos de cáncer.

Es, sin duda, motivo de preocupación para muchas personas, empezando por los profesionales médicos e investigadores, quienes con sus estudios intentan buscar una mejora en el día a día de la persona mayor. Y es que la esperanza de vida ha aumentado considerablemente en los últimos años, como resultado, por un lado, de las distintas mejoras y descubrimientos de curas para enfermedades que hace años eran incurables o mortales, por otro lado, de la mejora del sistema sanitario y, por último, del desarrollo socioeconómico que ha experimentado nuestra sociedad en los últimos años.

Características generales del envejecimiento

A pesar de que el envejecimiento es un proceso que puede variar de una persona a otra, dependiendo de los genes, se pueden mencionar las siguientes características como rasgos generales que se presentan durante el envejecimiento humano:

- Pérdida paulatina de la capacidad visual, apareciendo distintas enfermedades como las cataratas o a la presbicia, etc.

- Hipoacusia o pérdida de capacidad auditiva progresiva.

- Reducción de la elasticidad de los músculos.

- Aumento de la alteración del sueño, durmiendo muy pocas horas.

- Reducción de la movilidad, de la agilidad o de los reflejos.

- Empeoramiento y degeneración de las estructuras óseas, produciéndose deformaciones debido a acromegalias, osteoporosis o artritis reumatoideas, entre otras enfermedades.

- Aumento del riesgo de padecer demencia senil y la enfermedad del Alzheimer.

- Reducción de la capacidad de asociar ideas.

- Debido a la gravedad, se produce un aumento de la distensión de los tejidos de sostén muscular, como por ejemplo, la caída de los senos de la mujer.

- Reducción paulatina de la fuerza muscular.

- Incremento de la presión arterial.

- En los hombres se produce la alteración de la próstata, habiendo riesgo de cáncer.

- También se deteriora la capacidad inmunitaria para combatir los distintos virus y agentes contagiosos.

- Reducción de la cantidad de colágeno en la piel y de la capacidad de absorber las proteínas, dando lugar a la aparición de las arrugas.

- Deterioro progresivo del sentido del gusto.

- Reducción paulatina de la libido.

- En la mujer, aparición de la menopausia.

- En el hombre, se produce una reducción de la espermatogénesis.

Será el geriatra y el auxiliar de enfermería en geriatría los profesionales encargados del cuidado de los mayores y de mejorar su calidad de vida. 




  1. ana cristina 19/07/2014 16:52

    que buenas informaciones

Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *