En Niños

Las enfermedades respiratorias en los niños son especialmente peligrosas y tienen una gran probabilidad de contagio, además pueden derivar en otras complicaciones serias como la neumonía.  Las muertes causadas por estas enfermedades se dan por no visitar al neumólogo o no cuidar adecuadamente al niño, sobretodo no prevenir la enfermedad. Las causas principales suelen ser, virus como la influenza A y B, la parainfluenza 1, 2, 3 y las bacterias.

Suelen ser el resfrío común que aunque una enfermedad benigna sin cuidados se puede complicar seriamente. Suele tener síntomas de obstrucción nasal, estornudos, tos seca, fiebre alta, sueño excesivo y falta de apetito acompañado de dolor de cuerpo y cabeza. Para la gripe suele ser efectivo el aseo nasal, la aspiración nasal suave, no abrigar mucho al niño, alimentar ligeramente pero aumentar la ingesta de líquidos y controlar la temperatura y definitivamente visitar al médico para un tratamiento de prevención.

Otra de estas enfermedades que afectan a los más pequeños es la laringitis aguda obstructiva, una inflamación que obstruye a laringe y que es usual entre los más pequeños de entre 1 y 5 años. Comienza regularmente de repente por la noche con disfonía o afonía, tos disfónica perruna, estrido inspiratorio, dificultad para respirar, fiebre moderada. Se deben seguir los cuidados de la gripe común, pero si los síntomas duran es mejor llevarlo de inmediato al médico.

La bronquitis aguda se considera una enfermedad respiratoria común, inflamación de las mucosas bronquiales de etiología viral, con síntomas de tos productiva, fiebre ausente o baja en las primeras 48 horas. Demanda reposo, aumento de ingesta de líquidos y si la fiebre dura más de 48 horas, una visita inmediata al médico, o si el niño presenta dificultad respiratoria. 4.S.B.O. Agudo es una obstrucción bronquial aguda viral y que es usual en el invierno. Presenta tos virable, fiebre moderada, respiración agitada y dificultad para respirar lo que impide tragar alimentos. Alimentación ligera para ayudar al niño, mantenerlo semisentado, ropa cómoda y amplia, control de la temperatura, y el uso de inhalador si se requiere, si hay fiebre y dura más de 48 horas o dificultad para respirar es hora de ver al médico.

La neumonía es realmente una peligrosa enfermedad en los niños y adultos, causada por la inflamación aguda de la parénquima pulmonar. Suele presentarse con tos, fiebre, dificultad respiratoria, compromiso del estado general. Hay que observar especialmente a los pequeños de menos de 3 meses o los prematuros. La enfermedad obliga a reposo, aumento de líquidos, alimentación fraccionada, no abrigar excesivamente al niño. Y la visita al neumólogo debe ser inmediata.

En un hogar con niños siempre expuestos a enfermedades, tanto respiratorias como de otra índole. Es recomendable seguir algunas medidas de prevención para estas enfermedades, como son ventilación adecuada de todo el hogar, evitar la exposición al humo de cigarrillo, carbón o parafina, así como al de chimeneas o estufas, evitar la humedad de secar la ropa dentro de casa, evitar la exposición de los niños a personas que estén padeciendo alguna enfermedad respiratoria.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *