Algunas de las enfermedades menos conocidas

Algunas enfermedades son conocidas por todos. No es necesario ni siquiera recurrir a un profesional para identificarlas, afecciones tan comunes como el catarro, la gripe, etc. Sin embargo, existen algunas enfermedades que no son tan populares entre la mayoría de la población. Hablamos en muchos casos de afecciones poco comunes, que no afectan a un gran número de personas cada año, de ahí que no se hable tanto de ellas. Además esto impide muchas veces que la medicina dedique muchos recursos a su cura, por lo que no siempre se dispone del mejor tratamiento posible. Hay casos que llegan a convertirse en enfermedades incurables, por lo que sus portadores deben adaptar sus hábitos para convivir con este problema.

Os listamos algunos ejemplos de estas enfermedades, en su mayoría víricas, para que aprendáis un poco sobre su existencia:

Esporotricosis: Se trata de una enfermedad del tipo cutánea, suele originarse por motivo de una infección y se puede extender no sólo a la piel sino también a algunos órganos internos, como los vasos sanguíneos y los huesos. Se trata de una enfermedad crónica, por lo que no existe cura definitiva para ella, sin embargo podemos encontrar algunos remedios que pueden ayudarnos a paliar sus síntomas más molestos, por ejemplo la aplicación de yoduro de potasio, que puede llegar a minimizar tanto la reacción de esta enfermedad que permite a los pacientes vivir con total normalidad.

Displasia: Se trata de una deformación en el desarrollo de las células. Esto provoca que algunas partes del cuerpo no maduren como deberían, lo que suele originar malformaciones más o menos importantes. En la mayoría de los casos, al tratarse de un problema genético, es necesario recurrir a la cirugía para corregir las deformidades que pueden afectar gravemente a la salud o a la calidad de vida. Es importante una detección a tiempo para corregir los problemas que puede causar la displasia lo antes posible.

Eritema multiforme: Un problema que aparece en la piel, sobre todo en los más jóvenes. Suele mostrarse con la forma de anillos de diferentes tonos, desde amarillo a rojo, ocasionando molestias como picores continuos. Puede aparecer además de en la piel en la boca. En la mayoría de los casos de esta dolencia su origen suele estar en alguna reacción alérgica, infección o al derivar de alguna otra enfermedad cutánea. Afortunadamente se trata de un problema temporal, que generalmente desaparece aplicando los fármacos adecuados.

Eritrasma: Aparece en zonas con climas especialmente cálidos, como consecuencia de una infección. Se localiza en la piel, generalmente en aquellas zonas en las que rozan estos tejidos. De nuevo estamos ante una enfermedad crónica, que no dispone de una solución posible de forma definitiva. Para tratar el eritrasma es fundamental una higiene perfecta de la zona adecuada, a fin de eliminar las posibles causas de este problema. Una vez limpia esta zona se pasaría a aplicar la medicación adecuada para reducirla.

Granuloma inguinal: En este caso estamos ante una enfermedad que se contagia por transmisión sexual. Su origen es bacteriano, así que suele localizarse en la zona genital, presentando constantes picores y úlceras de considerable tamaño en la piel. Para tratar cada caso es necesario un estudio concreto del paciente, para ello se debe realizar una biopsia del tejido sobre el que se ha manifestado el granuloma inguinal, de este modo es posible determinar con mayor precisión cuál es el producto farmacológico más adecuado.

Queratosis pilaris: Aunque también es una enfermedad poco conocida, está muy extendida en la zona más joven. De ahí que sean muchos los que sufren sus consecuencias. En un principio no genera grandes molestias, como dolor o picor, sin embargo estéticamente suele tener un efecto poco deseado. Por ello la queratosis pilaris se suele tratar, pues se localiza en zonas de la piel que pueden quedar muy a la vista, mostrando una región cutánea repleta de estos granitos que pueden aparecer por motivo de la presencia de queratosis pilaris. Para combatir su presencia se recurren a cremas o lociones que permiten erradicarla en un periodo de tiempo bastante corto.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *