Dolor en los testículos

El dolor testicular, que vulgarmente, en un lenguaje más coloquial, se denomina como "dolor de huevos" se trata de un dolor normalmente pasajero, que aparece en uno o en los dos testículos, y puede extenderse a la zona del abdomen.

Como bien sabemos, la zona de los testículos, ubicados dentro de la bolsa del escroto, es una parte del cuerpo de los hombres extremadamente sensible. Por esta razón, siempre que se presente un dolor de forma aguda y sin previo aviso hay que tener claro que deberemos ir lo más rápido posible a nuestro médico de confianza para que nos elabore un diagnóstico urgente y nos establezca un buen tratamiento.

En base a los datos, los motivos más comunes por los cuales podremos sufrir el dolor que nos ocupa son los siguientes:

- Infecciones o inflamaciones.

- Lesiones.

- Torsión testicular.

- Hernias.

En el caso de la primera causa (infecciones o inflamaciones), acudiremos al médico en busca de un antibiótico que nos dé una mejoría rápida. En las demás causas quizás sería necesaria una intervención quirúrgica. Aun así, en cualquiera de los casos, si no se procediera de forma urgente con el tratamiento oportuno la afección podría llevar a la infertilidad.

En la mayoría de los casos en los que se presente  este síntoma, este estará asociado a lesiones menores o acumulaciones de líquido.

¿Cómo reaccionaremos ante estos casos? Enumeramos algunas medidas prácticas:

- Poner hielo en la zona escrotal.

- Si hay una inflamación también puede ser aconsejable darse baños con agua caliente.

- Aplicarle un apoyo al escroto, ya sea un trapo o toalla limpios cuando se está tumbado, como un suspensorio cuando se está de pie.

- Podremos tomas también algún medicamento que no necesite receta, y que seguramente todos tenemos en nuestras casas, como Ibuprofeno o Paracetamol.

Para prevenir los dolores testiculares nos someteremos a controles periódicos, sobre todo si tenemos riesgo de cáncer. También deberemos usar un suspensorio o soporte atlético si practicamos actividades físicas severas para nuestro cuerpo. Por último, no olvidemos que las enfermedades de transmisión sexual (ETS), pueden ser causa de infecciones agudas, por lo que siempre utilizaremos algún procedimiento de sexo seguro.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *