Dolor en la zona pélvica

Cuando un médico habla del dolor pélvico generalmente se refiere a un dolor que tiene su origen sobre todo en el área del abdomen inferior. Muchas veces se puede confundir este dolor con el dolor abdominal por su cercana localización. Tiende a ser un dolor fuerte que puede ser constante o un dolor intermitente.

En muchos casos, el dolor pélvico es tan fuerte que nos impide realizar nuestras actividades cotidianas. En el caso de las mujeres, cuando se aproxima el ciclo menstrual o durante el mismo puede doler la zona pélvica de forma sorda y constante. A veces también puede ocurrir que sintamos este dolor mientras mantenemos relaciones sexuales.

Por norma general, cuando experimentamos dolor en la zona de la pelvis puede significar que estamos recibiendo una señal clara de que algo no marcha como debiera en alguno de los órganos que están alojados o pasan por ella. Dichos órganos son el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino, la vagina, el tracto urinario inferior los intestinos o el recto. Otra posible causa puede estar relacionada con algún problema muscular u óseo, ya sea por una sobrecarga muscular, un mal movimiento, etc.

Existen una serie de enfermedades reconocidas que tienen estos síntomas. Algunas de ellas podrían ser la vulvodinia, los fibromas uterinos y la endometriosis. El hecho de poder padecer alguna de estas enfermedades le suma importancia al hecho de ir al médico cuanto antes para que nos encuentre la causa del dolor y, por consiguiente, nos dé un tratamiento adecuado, ya que este no depende sólo de la causa sino también de la intensidad y de la frecuencia con que se presenta. Lo más normal sería que nos recete algún medicamento para aliviar el dolor aunque podría ser necesario el uso de cirugía en el supuesto de padecer alguna de las enfermedades mencionadas arriba.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *