Dolores en los talones

Cuando hablamos de dolor en el talón lo más frecuente es que no refiramos a una fascitis plantar, una condición también llamada a veces síndrome de espolón del talón. No olvidemos que dicho dolor también puede deberse a otras causas, como una fractura, tendinitis, artritis, irritación de los nervios, o, de forma muy puntual, un quiste.

Debido a que como hemos visto existen varias causas potenciales, es importante acudir a nuestro médico de confianza para que nos plantee un diagnóstico adecuado.

Ya que la principal causa es debido por una fascitis plantar vamos a describir de que se trata. La fascitis plantar es la inflamación del tejido grueso (fascia plantar) en la planta o parte inferior del pie y que se extiende desde el talón hasta los dedos de los pies. Por lo tanto, la fascia primero se irrita y después se inflama, dando como resultado dolor en el talón.

La causa más común de la fascitis plantar se relaciona con la estructura defectuosa del pie. Por ejemplo, las personas que tienen problemas en las plantas de sus pies son más propensas a desarrollarla. El uso de calzado muy rigido o muy plano también colaborará con su desarrollo.

Existen una serie de tratamientos para aliviar la fascitis plantar, los cuales pueden comenzar desde nuestras casas.

- Evitar en todo momento andar descalzo, ya que lo que haremos será ejercer más presión sobre la zona de la planta del pie.

- Aplicar hielo en la zona afectada.

- Estirar bien y con conocimiento de lo que hacemos los músculos implicados.

- Cambiar nuestro calzado si es plano o muy rígido.

- Reposo moderado, sobre todo a la hora de realizar alguna actividad física fuerte o deportiva.

- Tomar algún medicamento de venta libre como el ibuprofeno nos ayudará a reducir la inflamación y, por lo tanto, el dolor.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *