Para las molestias en el Estómago

A menudo, cuando sufrimos un dolor o malestar fuerte en cualquier parte del abdomen lo solemos describir como un dolor de estómago, aunque en realidad puede que este no sea la fuente del dolor. Estos dolores en ocasiones son causa directa de las condiciones en las que se encuentra nuestro tracto digestivo, pero también pueden estar derivados por otras condiciones de nuestro cuerpo como pudieran ser los vasos sanguíneos, el tracto urinario, los órganos reproductores, o debido a otros órganos ubicados en la zona del tórax.

El dolor estomacal puede resultar debido a los órganos cercanos al sitio del dolor como, por ejemplo, la vesícula biliar o el estómago si la molestia se produce en la parte superior del abdomen o el apéndice si, al contrario, se produce en la parte inferior del abdomen. El dolor generalizado del estómago también puede estar asociado evidentemente a una indigestión por haber comido demasiado o algún alimento en mal estado, al seguimiento de alguna dieta muy severa, a una inflamación o a una posible infección. Los cólicos menstruales, la endometriosis (aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino), y la enfermedad pélvica inflamatoria son conocidos por ser causas directas de dolores de estómago generalizados o de dolor en la zona abdominal baja en las mujeres.

Estos molestos dolores pueden tener su origen también en problemas relacionados con la acidez estomacal, la enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), hernias de hiato (cuando parte del estómago se introduce hacia el tórax debido al debilitamiento de la membrana que lo impide), gastritis (inflamación del revestimiento del estómago), o las úlceras pépticas. Los síntomas pueden ser causados ​​por ciertos alimentos y puede empeorar cuando se está acostado. El dolor por gases, por calambres abdominales, o hinchazón suele surgir de los intestinos, y también puede estar relacionado con la ingesta de algún alimento concreto o, en cambio, puede estar relacionado con una infección intestinal o inflamación.

Cuando sufrimos molestias de estómago que son graves o que puede que no remitan o mejoren en un día o dos pueden significar que en realidad son síntomas de enfermedades graves. Deberemos acudir por atención médica de inmediato cuando el dolor se presenta de forma intensa y sin previo aviso, cuando tengamos una incapacidad seria  para evacuar, cuando detectemos heces o vómitos con sangre, al notar rigidez abdominal, si tenemos dificultad para respirar o dolor en el cuello, el pecho, los hombros o entre los hombros. También deberemos buscar atención médica inmediata si tenemos un dolor de estómago intenso y a la vez puede que tengamos cáncer o que presente los dolores una mujer embarazada.

Ante todo, si continúa, no remite ni presenta mejora de ningún tipo tendremos que pedir ayuda médica, ya sea a nuestro médico de confianza, como a un especialista de la materia.

¿Cómo podemos mitigar el dolor de estómago?

Existen una serie de medidas muy útiles a la hora de mitigar el dolor desde nuestras propias casas, si los síntomas no implican una visita urgente al médico en busca de un diagnóstico y tratamientos más concretos y acertados. A continuación vamos a mencionar algunas de ellas:

En el caso de dolores estomacales leves tomaremos agua u otros líquidos ligeros. Evitaremos siempre la ingesta de alimentos sólidos durante las primeras horas del día. Si hemos estado vomitando, esperaremos al menos 6 horas para ingerir algún tipo de alimento. Una vez finalizado este tiempo, podremos comer pero en pequeñas cantidades, y siempre alimentos suaves, como el arroz, la compota de manzana o galletas. Evitemos en todo momento los productos lácteos mientras duren las molestias.

Podemos preparar algún remedio conocido como, por ejemplo, una infusión. Las de albahaca, mejorana y orégano han demostrado ser eficaces para combatir los dolores. Para el ardor lo que podemos hacer es preparar zumo de limón y añadirle una cucharadita de bicarbonato de sodio. De esta manera crearemos un antiácido natural.

Si el dolor que presentamos se encuentra localizado en un punto muy alto del abdomen y generalmente ocurre después de las comidas, la toma controlada de antiácidos nos puede brindar algún alivio, sobre todo si lo que sentimos además del dolor es acidez o indigestión.

Evitemos también los cítricos, los alimentos ricos en grasas, los alimentos fritos o grasosos, los productos que contengan tomate, la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas. También podemos probar a tomar algún de los bloqueadores H2 disponibles (Pepcid es una marca muy conocida) los cuales están disponibles sin receta en cualquier farmacia. Estos medicamentos lo que hacen es reducir la producción de ácido en el estómago. Recordemos que si cualquiera de estos medicamentos empeora el dolor, deberemos llamar a nuestro médico de inmediato.

Evitemos tomar medicamentos tales como la aspirina, el ibuprofeno u otros medicamentos anti-inflamatorios y analgésicos narcóticos a menos que su médico se los recete. Si sabemos a ciencia cierta que nuestro dolor no está relacionado con el hígado, podemos probar el uso de acetaminofeno (Tylenol).

¿Cómo podemos prevenirlo?

A la hora de prevenir las molestias localizadas en la zona abdominal y, en concreto, en el estómago podemos seguir algunas de las siguientes medidas, las cuales están clasificadas en las que sirven para la mayoría de los dolores y las que previenen las molestias derivadas de problemas de acidez o de la enfermedad del reflujo gastroesofágico.

Para la prevención de la mayoría de los dolores:

- En primer lugar evitaremos los alimentos grasos, los fritos o los alimentos ricos en grasas saturadas.

- Beberemos al menos 2 litros de agua cada día.
- Coma comidas pequeñas con más frecuencia.
- La práctica de ejercicio con regularidad ha demostrado ser muy útil a la hora de prevenir un gran número de dolencias.
- Limitaremos los alimentos que lleven o produzcan gas, como las bebidas carbonatadas.
- Nos aseguraremos siempre de seguir una dieta equilibrada en la cual las comidas estén bien balanceadas y sean ricas en fibra. Nos ayudará el hecho de comer a diario algunas piezas de fruta e incluir las verduras dentro de nuestra dieta.

Para la prevención de los problemas de acidez o enfermedad por reflujo gastroesofágico podemos tomar las siguientes medidas:

- Es importante que después de las comidas permanezcamos de pie por lo menos durante 30 minutos.
- El simple hecho de elevar un poco más nuestra cabeza cuando estamos acostados puede ser de gran ayuda.
- Evitemos el irnos a la cama inmediatamente después de haber comido. Esperemos como mínimo 2 horas para hacerlo.
- El adelgazar también nos puede prevenir de cara a posibles dolores, igual que dejar el hábito de fumar.

A continuación os dejamos con un video muy explicativo de cuales son algunas de las causas que provocan los ardores de estómago y cómo poder tratarlos.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *