Dolor en los dientes

El dolor de dientes se produce cuando la raíz del nervio de un diente se irrita. Las infecciones, las caries, las lesiones o la pérdida de un diente son las causas más habituales del dolor dental. El dolor también puede venir después de que un diente ha sido extraído. A veces pudiera ocurrir que el dolor tiene su origen en otras partes y se transmite a la mandíbula, por lo que nos pudiera parecer que es un dolor de dientes. Las áreas más comunes que pueden transmitir el dolor incluyen la articulación de la mandíbula, dolor de oído y problemas del corazón, incluso ocasionales.

Las bacterias que crecen dentro de la boca pueden contribuir a la enfermedad de las encías, la placa y las caries dentales. Estos problemas pueden llegar a ser dolorosos. Podemos prevenir la mayoría de los problemas dentales manteniendo una correcta limpieza bucodental, lo que incluye el uso de hilo dental, el cepillado con pasta dental con fluoruro, y una limpieza dental profesional dos veces al año. El dentista puede aplicar un empaste en el caso de que sea necesario, lo que resulta especialmente importante en los niños. También es algo clave el mantener una correcta dieta, evitando los excesos de azúcares, los cuales dañan nuestra salud dental.

Si el dolor es muy fuerte y no remite recomendamos siempre que lo más importante es visitar a nuestro médico o a nuestro dentista para que nos establezcan el tratamiento adecuado.

Como tratamiento básico podremos tomar algún analgésico de venta libre como el ibuprofeno, o la aspirina en el caso de los adultos, que reducirá la inflamación y, por consiguiente, el dolor. También es muy útil el prescindir por el momento de alimentos muy fríos o muy calientes, que lo que harían sería agravar la molestia. También se suele obtener alivio al morder una bola de algodón empapada en aceite de clavo.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *