Remedios para el dolor de cabeza

Seguro que todos sabemos bien lo que significa tener un buen dolor de cabeza, o cefalea. Sin ir más lejos, no nos costará mucho recordar ese último ataque gripal que hizo nuestra cabeza se estremeciera con un dolor sordo y pulsátil con cada estornudo o cada vez que tosíamos. Necesitábamos una almohada cuanto antes para reposar la cabeza y esperar que se pasara lo más rápido posible, ¿verdad?

Pero, ¿por qué sufre la gente dolores de cabeza? Dichos dolores no dejan de ser, en pocas palabras, una señal de alarma de nuestro cuerpo. Dicha señal nos indica que algo no marcha bien. Por lo tanto, por nuestro bienestar debemos tomar acciones cuanto antes.

dolor de cabeza

Causas del dolor de cabeza

Como una señal de alarma que es, el dolor de cabeza puede estar asociado a condiciones peligrosas para nuestra vida o, por el contrario, ser benignas y estar condicionadas a una enfermedad pasajera.

Existen dos categorías principales que dividen las diferentes clases de dolores de cabeza: los orgánicos y los funcionales. Los primeros son los que nos advierten de alguna enfermedad latente que puede precisar de atención médica urgente, mientras que los segundos nos indican que padecemos algún tipo de desorden funcional.

Seguro que nos sentimos aliviados al saber que el 90% de los dolores de cabeza se clasifican dentro de los llamados “funcionales”. Aunque no se les considera malignos, no dejan de ser una señal de alarma contra, por ejemplo, el estrés al que sometemos nuestro cuerpo día a día.

El dolor del cuerpo cabelludo está, en la mayoría de los casos derivado del estrés excepto en aquellos pacientes que se han realizado algún tipo de corporación capilar que podría estar relacionado con la propia intervención.

Pero, no olvidamos que si alguno de nosotros ha experimentado un cambio en la naturaleza de sus dolores de cabeza o ha comenzado recientemente con ellos sin causa aparente, debería concertar una cita cuanto antes con su médico de confianza. No es lo común, pero podría haber una causa subyacente que implicaría iniciar el tratamiento apropiado con la mayor rapidez posible.

cefalea

Si lo que usted ha sufrido son dolores de cabeza periódicos durante los últimos años, pero pasajeros, al fin y al cabo, todo parece indicar que los que ha experimentado son dolores de cabeza bien de tipo “tensional”, o de las llamadas jaqueca o “migraña”. ¿Cómo los diferenciamos?

En primer lugar, en las de tipo “tensional” podríamos decir brevemente que sentiremos que tenemos la cabeza dentro de una prensa, con la consiguiente sensación de peso o presión sobre la misma. Será un dolor constante y uniforme, siendo lo habitual que lo notemos a ambos lados de la cabeza.

En el caso de las jaquecas es muy diferente. La palabra “migraña” viene del latín “medio cráneo”, por lo que lo habitual es que las sintamos solo en un lado de la cabeza. El dolor se puede describir como sordo y pulsátil, provocando también otros síntomas relacionados con la vista o con el aparato digestivo. En algunos casos, la jaqueca es avisada por un dolor previo llamado “aura”. Este es el dolor de cabeza más común y el que seguro que conocemos algún caso en nuestra familia, ya que es hereditario.

¿Cómo podemos prevenir las cefaleas?

Es ampliamente reconocido que los principales factores que pueden hacer que suframos estos angustiosos dolores están relacionados en primer lugar con el estrés, la excesiva presión en el trabajo o en casa, así como las emociones fuertes. Por lo tanto, deberíamos tomar medidas drásticas en lo que tiene que ver con el ambiente que nos rodea. Quizás haga falta hacer cambios en nuestro horario, o dejar de hacer horas extras si nuestra salud está en juego. Y siempre nos aseguraremos de tener una ventilación e iluminación correctas.

También son un factor igual de influyente nuestros hábitos alimenticios. Está confirmado que el consumo de ciertos alimentos puede ocasionar una rápida y dolorosa cefalea, aunque estos pueden variar dependiendo de la persona que los consuma. Algunos de estos alimentos podrían ser el queso, chocolate, tomates, cebollas, las comidas muy grasas, etc., así como el consumo de bebidas alcohólicas. En este caso la forma de prevenir los dolores es tan sencilla como eliminar aquellos alimentos de nuestra dieta que sean susceptibles de ocasionarnos los dolores. No olvidemos que las jaquecas también están asociadas con el hecho de pasar hambre.

Quizás nos ayude también replantearnos de qué manera y cuánto estamos descansando cada día. Puede que haya que cambiar algún elemento relacionado con nuestro descanso, o simplemente apartar 15 minutos cada día para echar una pequeña siesta.

Enumeremos, por tanto, una serie de remedios que, aparte de las medidas mencionadas anteriormente, nos pueden ayudar de forma eficaz a mitigar el dolor que nos ocupa:

- Beber un vaso de agua puede sonar un poco absurdo pero la verdad es que la deshidratación es una de las causas más comunes, por lo que un vaso de agua fresca y clara puede ser todo lo que necesita para empezar a aliviar el dolor.

- Sabemos de sobra lo útiles y reconfortantes que son los masajes para aliviar el estrés y la tensión acumulados pero lo que muchos no saben es que un buen masaje en las zonas de la cabeza, cara y cuello puede ser una buena solución para nuestras migrañas.

- Ha resultado ser un buen método el hecho de tomar una ducha caliente. Nos colocaremos de pie en la ducha y dejaremos que el agua caliente caiga en cascada por nuestro cuello y la espalda. Esto debería aflojar los músculos y facilitara un mejor flujo sanguíneo a la zona afectada.

- La aromaterapia cada vez está más en auge y sus resultados le están dando la razón en dolencias como la que nos ocupa. Informémonos, por tanto, de que olores podemos utilizar para aliviar el dolor. Los olores se pueden comprar en forma de aceites, velas, jabones, etc. Algunos olores que se ha demostrado que pueden resultar muy útiles son, por ejemplo, los del sándalo, la menta, el eucalipto, la lavanda, y muchos más.

- Uno de los remedios que más nos puede ayudar a controlar y reducir el dolor en momento dado es la aplicación directa de frío. Lo haremos a través de bolsas con hielo, toallas frías, bolsas de guisantes congelas, u otras formas. Lo aplicaremos donde se localiza el dolor por 5 o 10 minutos.

- Muchos expertos médicos coinciden en que los suplementos alimenticios a base de calcio y magnesio pueden resultar muy útiles.

Para finalizar, os dejamos con un pequeño documental muy ilustrativo del canal de televisión Discovery Channel sobre los efectos de las migrañas y lo mucho que nos pueden afectar en nuestra vida diaria. También nos habla de un método revolucionario llamado estimulador del nervio occipital dirigido a pacientes que no responden a otros tratamientos.




  1. johnny 08/08/2011 10:49

    quisiera saber mucho mas sobre esta enfermedad, mi papa sufre constantemente de estos dolores de cabeza, no puede ni dormir y asi tome los medicamentos que tome no le calma si alguien me puede ayudar con este caso por favor

Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *