Dolor en la zona abdominal

El dolor abdominal es aquel que, como su propio nombre indica, procede de la zona del abdomen. Dicha zona empieza donde acaba el tórax o lo que es lo mismo, en el margen inferior de las costillas, y se prolonga hasta el hueso de la pelvis. En esta área de nuestro cuerpo se encuentran alojados los órganos del estómago, el intestino delgado, el colon, el hígado, la vesícula biliar, los riñones, el bazo y el páncreas.

Cuando estamos experimentando molestias en esta zona lo normal sería que este procediera de algunos de los órganos citados arriba ya que son los que se encuentran en esta zona. Pero puede deberse también a que el dolor provenga de los tejidos y los músculos que la conforman, aunque es menos probable. Sucede de igual forma cuando el dolor proviene de otros órganos que se encuentran cerca pero no dentro de la cavidad abdominal. Algunos de ellos podrían ser los pulmones, el útero o los ovarios.

Tras haber analizado las diversas fuentes del dolor podemos decir cuáles son las causas más comunes de dolor abdominal. Este puede estar causado por una inflamación (por ejemplo, apendicitis, diverticulitis, colitis), por el estiramiento o distensión de un órgano (por ejemplo, la obstrucción del intestino, obstrucción de un conducto biliar por cálculos biliares, inflamación del hígado con hepatitis), o por la pérdida del suministro de sangre a un órgano (por ejemplo, colitis isquémica). Las úlceras o las piedras son otras causas probables.

A la hora de pensar en un remedio eficaz para nuestro dolor debemos determinar primero la gravedad del mismo. Para esto debemos acudir al médico si el dolor se está haciendo insostenible y no sabemos la razón.

Si el dolor es suave podemos mitigarlo con una serie de medidas sencillas y muy útiles. El simple hecho de beber abundante agua y evitar los alimentos sólidos durante las primeras horas del día nos ayudará bastante. Evitemos los productos lácteos un tiempo. En el caso de que el dolor esté ubicado en la zona del estómago y sucede después de las comidas probaremos a tomar un antiácido. Evitaremos también los alimentos ricos en grasas o fritos, la cafeína, las bebidas con gas y el alcohol.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *